Taller de espectadores: análisis y reflexión del arte dramático en Ciudad Juárez

May 10, 2018

¿Qué es el Taller de espectadores?

 

Incrementar el disfrute del teatro mediante el análisis, reflexión, intercambio de ideas y cuestionamiento del hecho escénico es el objetivo del Taller de espectadores en Ciudad Juárez. Un lugar de reunión de carácter formativo que invita a los espectadores a no quedarse sólo como un asistente más, sino que adopte el papel de mediador; cuestione y reflexione sobre la obra; y comprenda la relación que hay entre el proceso de creación y la recepción.

            “Nuestro objetivo es que se sobrepase esta cuestión de lo impresionista. Que sobrepase el qué bonito, me gustó, y que se llegue al por qué me gustó, qué sentí, es decir, más allá del impresionismo. Es poner a analizar el hecho escénico, reflexionar y sobre todo criticar y proponer; para acentuar esta interacción, convivencia y ambiente de participación” mencionó Lisset Cárdenas, maestra y exponente del taller.  

 

            La dinámica consiste en analizar en cada sesión una puesta en escena que los asistentes habrán presenciado con anterioridad. El taller consta de 20 sesiones, es decir, 20 obras de teatro, de las que se analizaran diferentes temas, entre los que se pretende ahondar más son: puesta en escena, dramaturgia, dirección, estructura, géneros, producción, actuación, adaptación y recepción.

Un acercamiento a la dinámica del Taller

            En la cuarta sesión del pasado 8 de mayo, se analizó la obra Por favor cierra la puerta, gracias, coproducción de Vaca 35 con Telón de Arena, bajo la dirección de Damián Cervantes. El tema que se estudió fue el Espacio: ya que el escenario de la obra fue en un departamento que tuvo que ser rehabilitado, esto es considerado un espacio no convencional, ya que originalmente estaba pensado que se exhibiera en el bar Eugenios. Pero, por cuestiones de logística, no se pudo concretar.

            Laura Galindo, actriz de la obra, explicó a los espectadores lo que los motivó a realizar el montaje en un departamento: “la idea original era que fuera en el Eugenios pero no nos daba esa intimidad, entonces se me ocurrió decirle a Tavo que nos prestará este espacio y fue muy difícil entrar ahí por la cuestión de que nosotros estábamos ensayando aquí en Telón, y estábamos muy cómodos aquí, en el cuartito, y cuando empezamos a ir al departamento nos dimos cuenta de que no sucedían  las cosas, y entonces fuimos a limpiarlo muchas horas y empezamos a quedarnos ahí, a dormir ahí, a trabajar ahí, a quedarnos ahí mucho tiempo, pistear ahí, pelear ahí, pasarla bien, trabajar muchas horas para podernos apropiar bien de ese espacio”.

             La obra consiste en reflejar con elementos teatrales el contexto de la ciudad, a través de historias y vivencias personales de los actores. Se resaltan componentes urbanos, características de la ciudad como el desierto y los hechos violentos que le adolecen a la ciudad y que están ahí como recuerdos. Los actores contaban sus historias traumáticas en la ciudad como una especie de reflexión: los elementos de la escenografía daban más alusión a los temas y la ciudad: el ruido de un tren, la cerveza, las copas como estrellas, la iluminación y el mismo departamento, son algunos de los elementos.

            Los elementos que sobresalen de la obra según el Dr. Carlos-Urani Montiel son la soledad, la memoria con nostalgia (los recuerdos), el humor negro (ironía), la violencia (miedo), espacio escénico; símbolos como el desierto, el tren, la fiesta, la embriaguez, la ambientación sonora, la iluminación, las paredes en las que estaban escritos los créditos y el techo con las características copas.

            “Me gustó la profundidad que se toca durante la trama, a mí me llegó mucho porque en realidad también me puso a pensar en traumas que yo he tenido y pues tengo que cerrar la puerta a esos traumas, y cuando entras no te sientes tan distante de los personajes, en realidad te sientes ahí, y cuando van discutiendo, gritando, hacen que te metas y también llores cuando ellos platican de algo trágico, eso fue lo que me gustó, porque también somos esos personajes, también tenemos puertas que cerrar”, señaló como retroalimentación una integrante del grupo de espectadores, mientras se analizaba la obra.

            Mario Vera, actor de la obra analizada, menciona que esta puesta en escena ha sido la que más le ha encantado de todas las que le anteceden, ya que permite que los actores sean ellos mismos, es decir, cuentan la historia a través de sus vivencias personales. La escena que más le fascinó fue en la que justamente él está echando arena en una maceta, trasladando esa imagen a una reflexión: “yo vengo de un lugar que es verde y ahora estoy viviendo en el desierto, por eso la arena sobre la maceta”. 

            En esta ocasión el espacio fue el elemento teatral que motivó el análisis de la obra Por favor cierra la puerta, gracias, el cómo lograr explotar todo lo poco que tienes a tu alcance, en este caso un departamento abandonado, para crear un ambiente urbano y que la historia encaje con todos los elementos de la ciudad, y sobre todo lograr que el espectador forme parte o se identifique con la puesta en escena y los personajes. El espacio y la escenografía están totalmente relacionados, pues dan vida y contexto a la historia.

            La quinta sesión se realizará dentro de 15 días y la obra a analizar será Filos de Pilo Galindo, dramaturgo de Ciudad Juárez, los temas probables a estudiar serán la dramaturgia y los géneros. 

Compartir
Tweet
Please reload

Please reload

Otras publicaciones

ANÚNCIATE
¡AQUÍ!
DESTACADOS

© 2017 Avenida Desierto. Ciudad Juárez, Chihuahua. Edición y diseño por Gustavo Torres y Gabriel Alva.