Mexicanos no leen porque no quieren

April 20, 2018

En el 2017 sólo 45 de cada 100 personas leyeron al menos un libro al año en México, mientras el tiempo que dedicaron a leer fue de 38 minutos por sesión, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). 

            Las cifras sacan a la luz la falta de interés por parte de los mexicanos hacia la lectura. En promedio, las personas leen 3.8 ejemplares por año, cuando en Canadá la estadística es de  17.5 libros anuales: una diferencia abismal.

            Otro dato interesante es el que nos brinda la encuesta que realizó La Cámara Nacional de la Mujer, hecha a personas que van desde los 13 a los 60 años y una de cada diez contestó que sí tiene el hábito de la lectura, los otros nueve comentaron que han intentado leer en algún momento de su vida, pero les cuesta mucho trabajo concentrarse y poder concluir un libro. Además que se les hace sumamente aburrido leer. 

            La mayoría de la población del país criticó a Enrique Peña, presidente de México, cuando asistió a la Feria Internacional del Libro (FIL), donde cometió una serie de errores y confusiones al nombrar textos y autores. Este suceso fue una mina de oro: la gente no dejó pasar la oportunidad para burlarse de Peña Nieto, que si bien como la autoridad que representa debería estar mejor preparado, con los datos alarmantes que aparecen al principio, a cualquiera le pudo haber pasado lo mismo.

            No pretendo defender la ignorancia, sin embargo, a casi siete años de este hecho en la FIL, las estadísticas de lectura en México no han aumentado de forma notable. Entonces, ¿de qué sirve la burla y la crítica, si la población sigue siendo la sombra de nuestro presidente? Bien dicen que criticamos lo que proyectamos, y en este caso no hay menor duda.

            Las estadísticas plasman que entre más alto sea el nivel de escolaridad, más son las personas que leen. Y aunque dicen que la escolaridad produce diferencia, hay actitudes que demuestran todo lo contrario: sobre todo en universitarios. 

            A unos días del arranque de la Fiesta de los Libros, festival organizado por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, la mayoría de los estudiantes se muestra indiferente. Y  lo digo porque esta semana se repartieron en la universidad, de forma gratuita, libros de bolsillo con cuentos de escritores reconocidos como Jorge Luis Borges o Juan Rulfo, y la mayoría de los alumnos se mostraron indiferentes. Había libros tirados en los camiones, olvidados en las cafeterías y algunas personas simplemente no los aceptaban.        Continuamente escucho comentarios, sobre todo de jóvenes, que no leen porque no tienen dinero para comprar libros o no hay nada bueno que leer, pero en realidad hay muchas oportunidades para enriquecerse de lecturas buenas y a precios económicos. 

            Para aquellos que quieran romper con el círculo vicioso, la Fiesta de los Libros es una buena oportunidad para comenzar un círculo virtuoso de lectura. Ya que busca promover la lectura y la imaginación. El evento es del 21 al 29 de abril en cuatro sedes: Centro Cultural de las Fronteras como sede principal, el Museo de Arte del Ciudad Juárez, la Biblioteca Carlos Montemayor y el Centro Cultural Universitario.

            Dentro de la Fiesta de los Libros está ‘’Todo lo que quepa en la bolsa’’ y consiste en que a quienes acudan se les dará una bolsa y que todo lo que puedan meter se lo podrán llevar por 100 pesos: informó El Diario de Juárez. Así que ya no hay excusas para no leer.

            Como estudiante mexicana, me gustaría ver un cambio en la sociedad. Creo que la lectura es una buena herramienta para despertar y desarrollar actitudes que sean benéficas para el entorno donde nos desenvolvemos.

 

Compartir
Tweet
Please reload

Please reload

Otras publicaciones

ANÚNCIATE
¡AQUÍ!
DESTACADOS

© 2017 Avenida Desierto. Ciudad Juárez, Chihuahua. Edición y diseño por Gustavo Torres y Gabriel Alva.