WrestleMania 36: la edición más bizarra en la historia de la ‘Vitrina de los Inmortales’


Con un ambiente completamente distinto al visto en otros años debido a la pandemia del COVID-19, se realizó la edición número 36 del evento más importante del año para la WWE: WrestleMania

Este evento se iba a realizar originalmente en el Raymond James Stadium, de Tampa. Sin embargo, debido a la emergencia sanitaria, se movió al WWE Performance Center (su centro de desarrollo), en Orlando. Además, fue la primera edición en realizarse sin público presente (obviamente), la primera en realizarse en dos días y en grabarse previamente.

Esta edición, además, contó con la presencia del ex jugador de los Patriotas de Nueva Inglaterra, Rob Gronkowski, quien fungió como anfitrión.

Hubo cambios sustanciales en la cartelera, ya que dos de los luchadores originalmente contemplados no participaron: Roman Reigns, por cuidar su salud ya que tiene antecedentes de leucemia; The Miz, por estar enfermo; y el campeón de los Estados Unidos, Andrade, debido a una lesión.

Aun así, la compañía de Vince McMahon dio todo de sí por mostrar un espectáculo lo más digno posible. Y hubo momentos buenos, luchas y rivalidades muy interesante, otras que terminaron decepcionando, y unas pocas que fueron una abominación. Recapitulemos estas dos noches del magno espectáculo del ‘entretenimiento deportivo’, como lo promociona la misma compañía.

Imagen de WWE

Noche 1

Fiel a su costumbre, el evento contó con una lucha previa, en donde Cesaro derrotó a Drew Gulak en un combate muy soso. No pienso ahondar mucho en eso porque soy de las personas que piensa que a casi nadie le importa el pre-show o Kickoff, como le llaman ellos.

El evento comenzó oficialmente con la pelea por los Campeonatos Femeniles en Pareja de la WWE, en donde las Kabuki Warriors (Asuka y Kairi Sane) defendieron sus títulos ante Alexa Bliss y Nikki Cross. Lo más característico de esta pelea fue, irónicamente, los gritos, que se escuchaban muy claramente. Al final, Bliss y Cross se llevaron la victoria y los títulos, convirtiéndose en la primera pareja en ganar dos veces este cinturón.

Después, Elias (quien se supone que fue lanzado desde un balcón) regresó como si no le hubiese pasado nada, y derrotó a King Corbin en una lucha fácilmente olvidable.

En la tercera contienda de la primera noche, Becky Lynch arribaba con todo y tráiler para defender exitosamente su Campeonato Femenil de Raw ante Shayna Baszler, tras revertir la llave de sumisión de la retadora y cubrir sus espaldas, dejando a Baszler completamente anonadada.

En el cuarto combate, Sami Zayn retuvo el Campeonato Intercontinental ante Daniel Bryan. La primera mitad se caracterizó por Zayn huyendo de Bryan y siendo protegido por Cesaro y Shinsuke Nakamura. Al final, cuando Bryan intentó hacer una maniobra aérea, Zayn le dio una patada en el aire, para finalmente conseguir el triunfo.

Imagen de WWE

El siguiente combate fue la pelea de triple amenaza en escaleras por los Campeonatos en Parejas de Smackdown. La cuestión aquí fue que, en vez de estar los equipos completos, solo un miembro de cada pareja participó. Kofi Kingston representó a The New Day; uno de los hermanos Uso, Jimmy; y John Morrison, el campeón que representaba a su equipo. Fue un combate llamativo, como debe ser una lucha de escaleras, y al final de la pelea, los tres peleaban por los títulos ya descolgados, y cuando Kingston y Jimmy golpearon a Morrison, este cayó con los cinturones en su poder, reteniendo así los títulos.

Después de eso, Kevin Owens y Seth Rollins tuvieron su combate, en donde Owens ganó por descalificación después de que Rollins lo golpeara con la campana. No obstante, Owens tomó el micrófono y le dijo a Seth que regresara porque quería volver a pelear, pero esta vez en un combate sin descalificación, a lo que Rollins aceptó. Al final, Owens se subió a la plataforma con el logo de WrestleMania y le aplicó un codazo a Rollins en la mesa de comentaristas, ganando así la pelea.

Hubo un pequeño segmento con el anfitrión, Gronkowski, Mojo Rawley y R-Truth, el campeón 24/7. Al final, Gronk intentó cubrir a R-Truth, pero fue apartado por Rawley y este terminó cubriendo a Truth, ganando así el Campeonato 24/7.

El séptimo combate iba a ser originalmente entre Goldberg y Roman Reigns por el Campeonato Universal. Sin embargo, Roman anunció que no participaría en el evento debido a su condición de salud, por lo que fue reemplazado por Braun Strowman. La lucha se caracterizó por lo limitada que fue, ya que ambos luchadores usaron solamente sus movimientos finales y de manera repetida, y al final Strowman derrotó a Goldberg y ganó el Campeonato Universal por primera vez.

Imagen de WWE

La lucha estelar de la primera noche fue el combate ‘Boneyard’ entre AJ Styles y Undertaker, quien hizo su entrada en motocicleta al lote donde se realizó el combate. Al final, cuando parecía que Styles enterraría a Undertaker, este reapareció y lo atacó. Al final, Undertaker enterró a AJ y ganó la pelea, dando un cierre digno a la primera noche.

Noche 2

En el pre-show, Liv Morgan derrotó a Natalya, pero como les dije, esto no importa mucho, por lo que no profundizaré en ello.

La segunda noche del evento comenzó con el combate por el Campeonato Femenil de NXT, entre Charlotte Flair y la campeona, Rhea Ripley. Al final, Flair hizo rendir a Ripley con su llave de sumisión, el Figure-Eight Leglock, para ganar el título, logrando así su título número 12 entre campeonato de NXT, Divas, Raw y Smackdown, cimentando así su legado como una de las mejores luchadoras de esta industria.

En el segundo combate, Aleister Black derrotó sin mayores complicaciones a Bobby Lashley después de que Lashley decidiera hacerle caso a Lana, su acompañante.

Otis derrotó a Dolph Ziggler después de que Mandy Rose interviniera y le diera un golpe en los genitales a Ziggler. Después del combate, Otis cargó a Mandy en sus brazos y se besaron, concluyendo esta historia.

Imagen de WWE

En la cuarta pelea, Edge y Randy Orton pelearon en un Combate de Último Hombre en Pie, que comenzó con un RKO de la nada por parte de Orton. Después, ambos lucharon en distintas áreas del Performance Center. Al final, estando encima de una caja de tráiler, Edge le aplicó un Con-chair-to (golpear su cabeza entre dos sillas), dejando sin respuesta a Orton y ganando el combate, su primero individual en nueve años.

El quinto combate tuvo a Street Profits (Angelo Dawkins y Montez Ford) reteniendo sus Campeonatos en Parejas de Raw tras derrotar a Angel Garza y Austin Theory, quien reemplazó al campeón de los Estados Unidos, Andrade. Después de la contienda, los retadores atacaron a los campeones, pero apareció Bianca Belair, quien los ahuyentó del cuadrilátero y celebró con Street Profits.

En otro segmento, el campeón 24/7, Mojo Rawley, apareció huyendo de otros luchadores que lo perseguían, cuando Rob Gronkowski, el anfitrión de WrestleMania, se lanzó desde el balcón contra todos ellos, y después cubrió a Rawley para ganar el título, y después, se fue corriendo.

La antepenúltima contienda fue la lucha de 5 participantes por eliminación por el Campeonato Femenil de Smackdown, en donde la campeona, Bayley, defendió su cinturón ante Naomi, Lacey Evans, Sasha Banks y Tamina. Esta fue la primera eliminada después de que las demás participantes se le fueron encima para cubirla y sacarla del combate. Después, Naomi fue la siguiente eliminada. Evans terminó eliminando a Banks, quien terminó atacándola justo después y ayudó a que Bayley consiguiera la victoria.

Después, tuvimos el combate dentro de la ‘Casa de las Luciérnagas’, en donde Bray Wyatt se enfrentó a John Cena. Lo que se vio fue una serie de segmentos en donde repasaban la carrera de Cena en WWE, hasta el momento en donde ambos tuvieron su combate hace seis años, en el mismo evento. Al final, apareció el alter ego de Wyatt, ‘The Fiend’, y derrotó fácilmente a Cena, logrando cobrar venganza de lo sucedido hace seis años.

Finalmente, llegó el combate estelar de la segunda noche, en donde Brock Lesnar defendió el Campeonato de la WWE ante el ganador del Royal Rumble masculino, Drew McIntyre. Tras una contienda ríspida y física, McIntyre logró sobrevivir a tres F-5, para después propinarle tres patadas ‘Claymore’ para derrotar a Lesnar y ganar el título, convirtiéndose en el primer luchador nacido en Gran Bretaña (es escocés) en ganar el campeonato máximo de la compañía, cerrando así el evento.

Imagen de WWE

Comentarios

Ciertamente, este fue un evento sui generis, ya que se celebró sin público debido a la situación del COVID-19. Sin embargo, eso les dio la posibilidad de tomarse ciertas concesiones, como se vio en las luchas de Undertaker contra AJ Styles, y John Cena contra Bray Wyatt.

Desde mi punto de vista, los mejores combates fueron Taker-Styles, Flair-Ripley y Edge-Orton. Destaco especialmente la lucha ‘Boneyard’, la cual tuvo una narrativa muy interesante, situándose en una especie de cementerio. La entrada de Undertaker en motocicleta, con ‘Now That We’re Dead’, de Metallica como tema de entrada, me gustó muchísimo, y más porque fue la primera vez que se veía al ‘Enterrador’ con su personaje de “American Badass”.

El combate entre Edge y Orton fue muy brutal, con ambos competidores dispuestos a dejarlo todo por destrozarse entre ellos.

Además, la parte emotiva jugó un papel primordial, y se vio cuando Edge se abalanzó sobre Orton después de haberle partido la cabeza con su Con-chair-to.

En el caso de la lucha por el Campeonato de la WWE, McIntyre sin duda se lo merecía. 19 años de largo y arduo trabajo, un sorpresivo despido y un aun más sorpresivo regreso, le dieron frutos al escocés. La lucha de escaleras merece también una mención honorífica, demostrando la buena química que hubo entre Morrison, Kingston y Jimmy Uso.

Imagen de WWE

Ahora vamos con lo malo. De entrada, la pelea entre Elias y King Corbin no debió haber tenido lugar, ni siquiera en el pre-show. De todas las contiendas, esta fue la más irrelevante.

La lucha entre Becky y Shayna, si bien no fue tan mala, tampoco impactó mucho, y dejó mucho que desear. No lograron hacer que Baszler se viera como una amenaza para la Campeona Femenil de Raw, pero no dudo que haya otro combate entre ellas dos, y espero que sea mejor que este.

El combate entre Goldberg y Strowman fue, sin duda alguna, el peor combate de las dos noches. Una pelea sosa, lenta, aburrida y con un final anticlimático. Si bien Strowman logró alzarse con la victoria, esta pelea, lejos de levantar el campeonato, terminó por restregar su prestigio por los suelos. Fue un grandísimo error haberle quitado el cinturón a Bray Wyatt.

Y hablando de Wyatt-Cena, ¿cuánta marihuana tuvieron que fumarse los escritores para idear este combate? Una cosa es viajar cuando uno está drogado, pero esto es malviajarse a otro nivel. Bueno, hablando en serio, ¿cuál era el propósito de esta pelea? Más bien parecía un segmento largo que una lucha.

El resultado se entiende, ¿pero había que llegar a estos extremos para recuperar la credibilidad que ‘The Fiend’ había perdido? Solo los creativos saben por qué hacen las cosas.

Y así es como concluyó este WrestleMania, que será recordado como el primero en celebrarse sin público presente, realizado en dos noches y con luchas y conceptos interesantes, y en donde también hubo baches. Espero en Dios que el próximo año sí se celebre WrestleMania como debería ser: con público, con la WWE tirando la casa por la ventana y con combates un poco más dignos.

Danos tu opinión