Volver a los shows en vivo pone en peligro a las superestrellas de la WWE


La presión ejercida por NBC Universal y FOX ha obligado a Vince McMahon a tomar la decisión de regresar a los programas semanales en directo a partir de este lunes

Luego de terminar las grabaciones de #WrestleMania, así como los programas semanales de Raw y Smackdown previos al evento y después, este lunes la WWE volverá a transmitir en vivo toda su programación desde el Performance Center, así lo informó ESPN.

En el comunicado de prensa que se envió el pasado viernes, Vince McMahon dio la orden de volver a transmitir en vivo:

“Creemos que ahora es más importante que nunca ofrecer a la gente diversión en estos complicados momentos. Estamos produciendo contenido en un escenario cerrado sólo con el personal esencial presente, siguiendo las pautas requeridas mientras tomamos precauciones adicionales para asegurar la salud y bienestar de nuestros luchadores y equipo de producción”.
“Como marca que ha estado unida al tejido social, WWE y sus Superestrellas unen a las familias y proporcionan un sentimiento de esperanza, determinación y perseverancia”.

Con esto, se demuestra que McMahon no le teme a nada ni nadie, ni siquiera a una pandemia. Y es que parar las grabaciones nunca fue contemplada como opción. Dave Meltzer, en la edición más reciente del Wrestling Observer Radio, dijo que el regreso a la televisión en directo era cuestión de tiempo.

Agregó al respecto:

“Por lo que tengo entendido, Vince McMahon siempre tuvo en mente el directo, pero la gente no sabía cuándo. De hecho, grabaron el show por la tarde y entonces Vince cambió de idea. Dijo que iban a hacer SmackDown en directo, o lo más cercano al directo posible, y así fue. Y la gente se fue a casa y el lunes volverán a hacer Raw en directo, volverán el miércoles para NXT, y así será cada semana”.

Esta medida se tomó debido a la presión ejercida por NBC Universal y FOX por una posible renegociación de los contratos televisivos, ya que Raw y NXT son transmitidos en Estados Unidos por el canal USA, mientras que Smackdown es transmitido por FOX.


Alarmas encendidas por caso positivo de COVID-19 en WWE

Recordemos que la pandemia del COVID-19 cambió todos los planes que la compañía tenía para su magno evento. Por lo tanto, tuvo que dejar grabada toda la programación previa, incluyendo WrestleMania, entre los días 21 y 26 de marzo, para sacarlo al aire días después.

Imagen de WWE

Sin embargo, justo después de WrestleMania se dio a conocer internamente que uno de los empleados había dado positivo a una prueba por coronavirus, por lo que fue puesto inmediatamente en cuarentena a esa persona y los que tuvieron contacto cercano. Eso podría explicar también el receso que hubo después de las grabaciones.

Esta es la primera vez que la compañía habla sobre la pandemia, confirmando lo que Fightful y Ryan Satin habían reportado:

“Un empleado de WWE ha dado positivo por COVID-19. Creemos que este asunto es de bajo riesgo para el talento y el personal de la WWE, ya que el individuo y un compañero de cuarto se volvieron sintomáticos en los días posteriores a la exposición a dos personas que trabajan en el sector de la salud en la noche del 26 de marzo, después de que la producción de televisión de la WWE en un set cerrado ya fuera completada. El empleado no tuvo contacto con nadie de WWE desde que estuvo expuesto a esas dos personas, ahora se encuentra bien y está recuperado por completo”.

Reflexión

Debo admitir que no cualquiera tiene los pantalones para echar a andar un evento en plena contingencia sanitaria, y mucho menos, retar incluso una orden federal para seguir haciendo lo que hacen. Hay que darle crédito a Vince, porque es un hombre osado y siempre con una actitud desafiante.

Sin embargo, esto es demasiado. Creo que después de WrestleMania y los programas semanales posteriores al magno evento, debieron haber prolongado la pausa hasta que la situación se calmara un poco.

El próximo evento PPV (pago por ver, en inglés), Money in the Bank, se iba a realizar en Baltimore, pero la arena en donde se iba a hacer el evento decidió que lo mejor era cancelar todos los eventos agendados hasta el 31 de mayo, por lo que supongo que este también se hará en el centro de desarrollo de la WWE en Orlando.

Es obvio que McMahon no iba a permitir que las televisoras tomaran partida de esto y se aprovecharan de la situación en la que está todo el mundo, por lo que entiendo que haya tomado esa decisión, aunque no la comparto.

Mientras que el resto de los deportes siguen parados y a la espera de tomar cartas sobre el asunto de su regreso a las actividades, compañías como AEW y WWE siguen ofreciendo contenidos y entretenimiento en vivo, con el fin de que la gente que está en cuarentena tenga un momento para distraerse de tanto estrés y pánico que causa este virus.

Danos tu opinión