The Blitz: resumen de la semana 4 de la NFL

En la #NFL hay una gran cantidad de equipos. Se encuentran los contendientes, caracterizados por ser los equipos que tienen un mejor roster, organización y tener su lugar seguro en playoffs. Después tenemos a los equipos buenos, aquellos que dentro de su plantilla tienen talento en algunas partes del campo, dan buenos juegos al año, pelean contra los contendientes, pero les falta ese “salto de calidad” para convertirse en contendientes y competir por el Vince Lombardi.

Tras ellos tenemos a los equipos mediocres y a los malos. Los mediocres son aquellos cuyo récord en la temporada regular es de 8-8 o 7-9, juegan con mucho corazón, tienen algunos jugadores muy talentosos, pero la falta de jugadores importantes en otras posiciones hace que solo les alcance para jugar bien con ciertos equipos y, si acaso, lograr ganar algún juego divisional al año (algunos con mucha suerte se meten hasta playoffs).

Por su parte, hay dos tipos de equipos malos: los que “están en reconstrucción” y los malos “de a de veras”. La diferencia de estos es que los primeros justifican sus derrotas con el pretexto de que el equipo se prepara para competir en los años siguientes. Los segundos, por más esfuerzo que hayan tenido durante la pretemporada, draft y agencia libre, simplemente no logran ganarle a nadie.

A cuatro semanas del kickoff aún es complicado hablar sobre contendientes, más si le agregamos todas las lesiones y resultados inesperados de esta semana. Sin embargo, si algo es seguro, es que la pelea entre los Washington Redskins, Cincinnati Bengals, Miami Dolphins y Denver Broncos por el pick no.1 del draft de 2020, probablemente se ponga mejor que la lucha por el Super Bowl.

Foto: Instagram NFL

Ave maría, dame puntería

Las Philadelphia Eagles comenzaron la semana 4 dando un autentico golpe de autoridad en el Lambeau Field. A pesar de que Aaron Rodgers casi triplico el numero de yardas por aire de Carson Wentz, con 422, no fue suficiente para evitar que los de Philadelphia se llevaran el triunfo a casa. La defensa fue vital para ello, en la ultima serie ofensiva de los Packers, el linebacker Nigel Bradham interceptó el balón en la zona de anotación y selló el triunfo 34 a 27.

En el Lucas Oil Stadium, los Oakland Raiders hicieron un partido muy inteligente y derrotaron 31 a 24 a los Indianapolis Colts. A pesar de que el linebacker de los Raiders, Vontaze Burfict, fuera suspendido lo que resta de la temporada por golpear a un rival en la cabeza, si los de Oakland juegan partidos similares como el del domingo, podrían pelear por un lugar de comodín en los playoffs.

Chiefs y Lions tuvieron un duelazo en Detroit. La expectativa que generó el primer juego de Mahomes en un estadio techado fue opacada por la defensiva de Matt Patricia que no permitió ningún touchdown al joven quarterback. El partido tuvo algunos momentos dramáticos. Tras un tercer cuarto lleno de fumbles de los dos equipos, el cuarto periodo se definió en la ultima jugada; un hail mary (ave maría) de Matt Stafford en la yarda 44 de Kansas, con un segundo de juego, fue bateado por la secundaria de los Chiefs dejando los cartones 34 a 30 en favor de los kanseños.

Foto: La Verdad Noticias

Si los Bills nos han enseñado algo esta temporada, es que a veces para ganar no es necesario jugar mejor que el rival, simplemente con anotar más puntos que él es suficiente. Este domingo, las intercepciones de su mariscal de 2do año, Josh Allen, y el bloqueo de patada del esquinero J.C Jackson, que terminó en anotación para los Pats, fueron lo que le impidieron seguir invicto en la temporada. En términos generales, el equipo hizo un partido casi perfecto, Tom Brady tuvo uno de los peores juegos en su carrera y finalmente la defensa de los Patriots recibió un touchdown después de casi un año. Sin embargo, los equipos contendientes (como los Patriots) ganan incluso en sus peores días.

La ofensiva de los Cleveland Browns da señales de que al fin logró encenderse mientras los Baltimore Ravens demuestran lo difícil que es ganar partidos cuando no se juega contra los dos peores equipos de la liga. Nick Chubb se robó la tarde con 165 yardas por acarreo y 3 anotaciones. Para desgracia del capitalismo, Odell Beckham Jr. Solo tuvo 2 recepciones para 27 yardas, a pesar de ello, la defensiva de los Ravens nunca se separó de él, por lo que con su sola presencia permitió que sus compañeros generaran jugadas con ganancias importantes. Una derrota 40 a 25 en casa, ¿nada mal para un corredor?

La única persona que apostó por los Tampa Bay Buccaneers seguramente se convirtió en una de las más ricas del mundo; los de la bahía sorprendieron 55 a 40 a los Rams de Los Angeles. Bruce Arians no solo consiguió hacer que Jameis Winston jugara un partido decente en la temporada; le quitó el balón cuatro veces a la ofensiva de los Rams e hizo que el equipo anotara la mayor cantidad de puntos en un partido en toda la historia de la franquicia (55 puntos).

En Denver, la “Mindshew Mania” se junto con la “Fournette Frenzy” y provocó que los Jacksonville Jaguars hicieran que los Broncos perdieran 26 a 24 con un gol de campo en los últimos segundos. Con esta derrota, los Broncos acumulan otra cruzazuleada en su estadio. Además, la defensa de Chicago derrotó sin mayores inconvenientes (curiosamente también sin Mitchell Trubisky) a los Minnesota Vikings de Kirk Cousins que da más dudas que pases completos.

Foto: Metrópoles

En el Superdome de New Orleans las defensivas de los Saints y de los Cowboys dieron un enorme espectáculo (al menos si es fan del juego defensivo, de lo contrario el partido debió ser una tortura). Entre los dos equipos permitieron 22 puntos, 511 yardas totales, 5 goles de campo y 1 touchdown (de Ezekiel Elliott). Los Saints no anotaron ni una sola anotación, pero las pérdidas de balón provocadas y los first down’s generados en momentos claves del juego hicieron que, con tan solo 4 goles de campo, los de New Orleans se quedaran con el triunfo en casa 16 a 10.

El Monday Night Football ofreció un descolorido partido entre los Pittsburg Steelers y los Cincinnati Bengals. Ambos equipos no habían ganado en las tres semanas anteriores, por lo que este juego presentaba la oportunidad perfecta para salir de la mala racha. Para no hacer el cuento largo, el equipo de Pittsburg, con un Mason Rudolph, James Conner y Jaylen Samuels inspirados, aplanaron 27 a 3 a los Bengals. Para los Steelers este resultado da un poco de alivio después de un duro comienzo en el que perdieron tres partidos y a su mariscal de campo Ben Roethlisberger.


Conclusiones

A partir de esta semana se vislumbran los equipos que tienen posibilidades reales de pelear por el campeonato, los que entran a playoffs, los que alcanzan un lugar para comodín y los que piensan en el siguiente año.

Un factor importante para tomar en cuenta es de las lesiones. Este fin de semana, el defensivo de los Packers Jamaal Williams, el esquinero de las Eagles Avonte Maddox, el receptor de los Browns Jarvis Landry, el quarteback de los Bills Josh Allen y el safety libre de los Colts Clayton Geathers entraron el protocolo de conmociones de la liga. Sin tomar en cuenta que el ala cerrada de los Colts, Jack Doyle, también recibió un duro golpe en la cabeza por parte del linebacker Vontaze Burfict.

Foto: Máximo Avance

Es muy preocupante que en la mejor liga de futbol americano del mundo haya tantos jugadores dentro de este protocolo. Independientemente de que las lesiones sean parte del juego, el hecho de que haya tantos golpes en la cabeza, a pesar de los cambios en el reglamento, hace replantearme la necesidad de una tacleada en el futbol americano. ¿Qué se busca? ¿Parar al rival o demostrar que se es más fuerte que él?



Danos tu opinión