Previa división oeste de la NFC

En los últimos años, esta división se ha caracterizado por dos cosas: tener equipos muy competitivos y por compartir lo que en México se conoce como “Gen Cruz Azul”. En los pasados 10 Super Bowl’s, los equipos de esta división han llegado a 5 de ellos (1 por equipo a excepción de Seattle que llegó a 2) y solamente los Seahawks de 2014 pudieron alzarse con el trofeo Vince Lombardi.

Imagen de USA - Diario AS

A pesar de la racha negativa que tienen estos equipos en los super domingos, la posibilidad de que esta temporada un equipo del oeste de la Nacional llegue a Miami en febrero, es muy grande. Ya sea que pierdan o ganen, los equipos de esta división son huesos duros de roer que siempre dan dolores de cabeza al resto de la Conferencia Nacional

Arizona Cardinals

Si pudiésemos nombrar un equipo que ha sido sometido a las injusticias del deporte, esos son los Cardenales de Arizona. Hace 4 años, los Cardenales ganaron por ultima vez el titulo divisional, bajo el mando de Carson Palmer lograron un récord histórico de 13 victorias y 3 derrotas y se quedaron a un solo paso de llegar al Super Bowl L en Santa Clara, Califronia.

El equipo jamás ha vuelto a jugar tan bien como ese año, factores como las lesiones y el envejecimiento de aquel extraordinario equipo, convirtieron al equipo de Arizona de ser un favorito al Vince Lombardi a ser el peor el equipo de la liga.

Imagen de Arizona Sports

Jeff Kligsbury, de 39 años, dirigirá por primera vez en su carrera a un equipo de la NFL, llega de 5 temporadas siendo entrenador en jefe de la universidad de Texas Tech. Klingsbury busca borrar el trago amargo que dejo el head coach de la temporada pasada, Steve Wilks, quién solo logró tres victorias en toda la temporada.

Los Cardinals hicieron un muy buen draft este año, no solo obtuvieron al mejor prospecto del futbol americano colegial, Kyler Murray, también seleccionaron jugadores en posiciones claves que ayudarán a que Murray desarrolle todo el enorme potencial que tiene.

Además, firmaron al linebacker estelar de los Baltimore Ravens, Terrell Sugs, al receptor abierto, también de Baltimore, Michael Crabtree, y al ala cerrada Charles Clay proveniente de los Buffalo Bills.

Para fortuna de los aficionados de los Cardenales, esta temporada quizás sea mucho mejor que la pasada, sin embargo, aun les falta mucho para volver a ser un equipo contendiente, la base de jugadores jóvenes combinada con la experiencia de grandes jugadores como Patrick Peterson, David Johnson y el eterno Larry Fitzgerald ayudarán a que el equipo empiece a hacerle frente al resto de la liga. Tu presente se ve horrendo Arizona, tu futuro se ve grandioso.

Predicción: 5-11

Los Ángeles Rams

A pesar de todas las adversidades, lesiones, polémicas arbitrales, o cualquier otra circunstancia que los Rams enfrentaron durante la temporada pasada, no se puede negar el increíble año que lograron.

Después de exactamente 17 largos años, los Rams volvieron a jugar un Super Bowl, el rival fue el mismo, los New England Patriots quienes, en un partido para el olvido, dejaron en la lona a los Rams y se proclamaron campeones de la NFL, como en aquel 3 de febrero de 2002.

Imagen de Sportsnet

A lo largo de toda la temporada, fueron un ejemplo de trabajo y constancia, a pesar de que perdieron a su receptor estrella, Cooper Kupp, fueron la mejor ofensiva de la liga. Sin embargo, a final de la temporada, otro jugador importantísimo en el ataque californiano, el corredor Todd Gurley, sufrió una lesión de rodilla que redujo considerablemente su actividad en el terreno de juego. Al inició de esta temporada se siguen teniendo dudas sobre si volverá a su nivel de juego.

Los Rams se perfilan como uno de los equipos fuertes para la temporada número 100 de la NFL, el tackle defensivo Aaron Donald junto con las incorporaciones del safety veterano Eric Weddle, así como del linebacker Clay Mathews, hacen que algunas líneas ofensivas comiencen a temblar al enfrentar a este equipo.

Jared Goff podrá disponer de prácticamente todo su arsenal para el inicio de esta temporada, salvo el caso de Todd Gurley, el trio de receptores: Cooper Kupp, Robert Woods y Brandin Cooks, está mas que listo paea enfrentar a las secundarias de los equipos que se les pongan enfrente.

Los Ángeles Rams, sin lugar a duda, serán un equipo muy competitivo, no solo dentro de su división, también pelearán por ser de los mejores equipos de la conferencia.

Predicción: 12-4

San Francisco 49ers

Desde la llegada de Jimmy Garoppolo a los 49ers y la increíble racha de 5 victorias consecutivas que consiguió al final de la temporada 2017-2018, la fanaticada de San Francisco levantó sus expectativas para la siguiente temporada, bajo el mando del genio ofensivo Kyle Shanahan, se esperaba que el nivel de juego de “Jimmy G” aumentará gradualmente.

Las esperanzas de una gran temporada solo duraron un partido, Garoppolo tuvo que salir por lesión y nunca más regresó al terreno de juego, eso sí, obtuvo un multimillonario contrato antes de lesionarse.

Imagen de sfgate.com

En la temporada entrante los 49ers tendrán que comenzar a dar resultados, dos temporadas con récord perdedor al mando de Kyle Shanahan hacen que la presión dentro del equipo sea mucho mayor.

Para este año, las principales incorporaciones en el draft fueron el ala defensiva de Ohio State, Nick Bosa, el receptor de la Universidad del Sur de Carolina, Deebo Samuel, y el receptor de la universidad de Baylor, Jalen Hurd.

Además, también intercambiaron una selección del draft de 2020 por el linebacker de los Kansas City Chiefs, Dee Ford.

Este año será muy complicado para los 49ers, a pesar de que la contratación de Dee Ford y de Nick Bosa le darán mayor profundidad a la defensa de los 49ers, el verdadero desafío es que “Jimmy G” y los receptores que lo acompañan logren crear una buena química y por fin demostrar su valor en la liga. Para la gerencia del equipo, esta temporada es de vital importancia para comprobar si las dos temporadas perdedoras valieron la pena o fueron un simple desperdicio.

Predicción: 4-12

Seattle Seahawks

La temporada pasada de los Seahawks fue algo turbulenta. Comenzaron con dos derrotas consecutivas y a lo largo de esta, estuvieron entrando y saliendo de la zona de playoffs. En la semana 16 vencieron de manera sorpresiva a los Kansas City Chiefs y con la victoria de 27-24 sobre los Arizona Cardinals en la semana 17, consiguieron un puesto de comodín. Por desgracia, los Dallas Cowboys, con un gran partido de Dak Prescot, eliminaron a los Seahawks con un marcador de 24-22 en Arlington, Texas.

Imagen de Mediotiempo

Para este año, los seahawks perdieron a dos jugadores muy importantes: Doug Baldwin, receptor abierto estelar, y Earl Thomas, safety libre, fueron liberados por el equipo tras no pasar las pruebas físicas durante los entrenamientos de mayo. La salida de Baldwin del equipo significó la perdida del mejor socio del ataque para Russel Wilson.

El propio Baldwin anunció su retiro de los emparrillados, las lesiones a lo largo de su carrera lo orillaron a tomar esa decisión. Por su parte, los Seahawks seleccionaron en el draft a los receptores D.K. Metcalf, de la universidad de Mississippi, y a Gary Jennings, de West Virginia, con la esperanza de encontrar al próximo receptor número 1.

Además, otras incorporaciones relevantes fueron los drafteados L.J Collier, ala defensiva de TCU, el safety Marquise Blair y el linebacker Cody Barton. También hicieron un movimiento totalmente sorpresivo, cambiaron a los linieros defensivos Barkevios Mingo y Jacob Martin, junto con una selección de 3ra ronda en el draft de 2020 por el ala defensiva de los Houston Texans, Jadeveon Clowney.

Este año puede ser interesante para los Seahawks, aunque la línea ofensiva siga siendo muy mala, Russel Wilson demostró que puede hacer maravillas sin importar la calidad de los hombres que lo protegen.

La defensa se ve muy prometedora, hay muchos jugadores jóvenes y talentosos, bajo el liderazgo del gran linebacker Bobby Wagner, puede ser que emerja una “Legión del boom” 2.0.

Más vale tener cuidado con este equipo, mientras el head coach Pete Carroll esté en el sideline y Russel Wilson detrás del centro, cualquier cosa puede suceder.

Predicción: 11-5

Danos tu opinión