Piel en cuarentena


El número de casos de cáncer de piel va en aumento. El uso de protector solar, incluso en el confinamiento, puede prevenirlo

Ante la contingencia de salud por la que pasa nuestro país, al igual que muchos otros lugares del mundo, las autoridades de todos los niveles de gobierno han exhortado a la población a permanecer en la medida de lo posible en sus hogares, esto como parte de la estrategia de Sana Distancia, durante la cuarentena indefinida. Aunque no lo parezca, estas medidas tienen impactos en nuestra piel, tanto positivos como negativos, pues esta también entra en este proceso de confinamiento y requiere cuidados especiales como el uso de protección solar El cáncer de piel es uno de los tumores más comunes en el ser humano y, desafortunadamente, ha ido en aumento en los últimos años por los daños a la capa de ozono y el uso exhaustivo de dispositivos electrónicos que emite rayos UV, luz azul y fluorescente, que también tienen un impacto en el sueño, provocando trastornos como el insomnio. 


Tipos de cáncer de piel

Existen tres tipos de cáncer de piel, pero sólo uno de ellos resulta altamente mortal en caso de no ser detectado a tiempo. 


Carcinoma basocelular:

El más común de todos los cánceres. Aparece en las células pequeñas, redondas y basales de la capa superior de la piel o epidermis. Las principales áreas de detección son la cara, las orejas, los labios y alrededor de la boca. La probabilidad de cura con tratamiento y detección temprana es casi del 100%. 


Carcinoma de células escamosas (SCC):

Se forma en las células escamosas planas parecidas a escamas de la epidermis. Normalmente se encuentran en la cara, las orejas, los labios, la boca, el cuello, las manos, los brazos y la espalda. A diferencia del carcinoma basocelular, este puede llegar a otras a otras partes del cuerpo, pero sigue siendo 95% curable.  


Melanoma maligno:

El melanoma puede desarrollarse como un nuevo lunar. Es altamente curable si se diagnostica y trata a tiempo, pero se vuelve altamente peligroso cuando se propaga, mediante la metástasis, pues en la mayoría de los casos llega a los pulmones o el hígado y se vuelve extremadamente difícil de curar.  


Según la OMS, se estima que cada año se producen en el mundo 132, 000 casos de melanoma maligno y mueren aproximadamente 66 000 personas por causa de éste y otros tipos de cáncer de piel. 

Los mexicanos solemos ser, en su gran mayoría, de tez morena, lo que reduce la posibilidad de padecer cáncer de piel, pero recordemos que no significa que resista más el sol y al ser genéticamente mestizos nos hace portadores de genes caucásicos, susceptibles a padecerlo. 

Actualmente no existe un registro certero a nivel nacional, pues la mayoría de los casos se detectan en clínicas particulares o consultorios de dermatólogos privados, pero la Secretaría de Salud reportó al menos 16 mil nuevos casos en el 2019.

Las recomendaciones para prevenir el cáncer de piel es aplicar un protector, filtro o pantalla solar con un factor de protección (FPS) mínimo de 50, 30 a 20 minutos antes de exponerse a los rayos del sol e incluso durante el confinamiento, además es de suma importancia reaplicarlo cada cuatro horas.

Danos tu opinión