Nadie sabe que estoy aquí: la primera película chilena en Netflix


El largometraje logró posicionarse en el top diez de la plataforma de streaming por un par de semanas

"Nadie sabe que estoy aquí" es la ópera prima del chileno Gaspar Antillo y fue la ganadora del Best New Narrative Director en la pasada edición del Tribeca Film Festival que ocurrió de manera virtual en Estados Unidos.


Las producciones latinoamericanas han sido la sensación este 2020, recordemos el caso de "Ya no estoy aquí", de Fernando Frías. Estas se han colado en festivales importantes alrededor del mundo y han sido alabadas por la crítica cinematográfica.


La película cuenta la historia de Guillermo Garrido (Jorge García), un hombre atormentado por su pasado que vive exiliado a las afueras de Chile junto a su tío Braulio (Luis Gnecco), quienes, juntos, intentan esconder el talento oculto de Memo, su voz.


Al inicio se muestran grabaciones de un niño con una voz excepcional, una que poco a poco se va apagando, dando a conocer el título de la película en grande y con unas letras blancas que se desvanecen. Sin embargo, al pasar el tiempo se revela que el chico era Memo y que los productores de una empresa musical importante querían firmar con él, pero solo su voz.


El protagonista es un chico que no es apto bajo los estándares de belleza impuestos a los artistas, eso ocasiona que los productores tomen su talento para usarlo en la imagen de Angelo Casas (Vicente Álvarez), un niño delgado que solo es el personaje detrás del éxito de las canciones que son grabadas y reproducidas en playback.

El largometraje hace una seria reflexión acerca de las construcciones sociales que delimitan lo que es hermoso y lo que no lo es, sobre todo en la industria musical, una en la que cientos de artistas se han visto afectados física y psicológicamente, gracias a las demandas extremas por parte de la comunidad musical.

Danos tu opinión