Mujeres exigen alto a la represión y abuso policiaco

#Juárez #Marcha #Feminismo #Crónica

"Nos sembraron miedo… nos crecieron alas”, gritaban las mujeres que se manifestaron en el centro de la ciudad

Con los puños alzados y sus voces retumbando en las calles; sin miedo y hartas de la violencia de género, más de 60 mujeres representantes de diversas colectivas feministas independientes, realizaron este viernes una manifestación en la zona centro para denunciar la represión, violencia y abuso policiaco contra los movimientos feministas que luchan por la erradicación de la violencia contra la mujer.


La marcha inició alrededor de las 11:00 a.m. en el Instituto Municipal de la Mujer (IMM), con la presencia de un masivo operativo policiaco que impidió que las mujeres se acercaran a las instalaciones. La cantidad de elementos de la Seguridad Pública Municipal era mucho mayor al número de las manifestantes; había también personal de la Coordinación de Seguridad Vial, equipos antimotines, policías pedestres, representantes de derechos humanos del municipio, patrullas y motocicletas de vialidad; todos juntos rodeando al contingente y resguardando edificios para evitar daños materiales.


Fotografía de Gustavo Torres

Las mujeres del movimiento acusaron al IMM de mantenerse ausente ante la represión policíaca de la que fueron víctimas el pasado 5 de septiembre, cuando fueron detenidas 27 mujeres en medio de una manifestación pacífica en contra del abuso policíaco.


En la lectura del pronunciamiento denunciaron que sufrieron violencia sexual, física y psicológica durante la detención, además, "dentro de las instalaciones de la Estación Universidad sus derechos como el de tener representantes legales, les fueron negados".


Fotografía de Gustavo Torres

Las manifestantes marcharon por la avenida Francisco Villa y en su andar gritaron y cantaron consignas que erizaron la piel. Alzaban los puños y sus pasos eran tan firmes como sus exigencias, “Ni una asesinada más”, “Si tocan a una, respondemos todas”, se escuchaba en la multitud. Para ellas un policía no las cuida, "las cuidan sus amigas". Durante todo el trayecto estuvieron rodeadas por más de cien policías, y en respuesta a ello, las manifestantes gritaron en coro “con el poder de las mujeres, el miedo cambio de bando”.


En el camino pegaron carteles en las paredes y repudiaron el actuar de ciertos medios de comunicación locales, que según ellas, no dan un tratamiento ético a las acciones y movimientos feministas. En varias ocasiones pidieron a los medios les dieran espacio para colocar los carteles y respetaran su identidad.


Fotografía de Gustavo Torres

El contingente llegó a la Presidencia Municipal, la cual también se encontraba cercada y resguardada por muchos policías antimotines y de la Academia de Policías, que rodeaban todo el edificio para impedir el acceso a las manifestantes. En respuesta a ello las mujeres reclamaron a las autoridades que “en dónde estaban cuando asesinaron a Dana, a Isabel y a todas las mujeres víctimas de feminicidio”.


Las mujeres pegaron en las escaleras de la Presidencia, imágenes de denuncia en contra de la violencia por parte de las autoridades municipales y señalaron al presidente municipal Armando Cabada, como principal responsable de los hechos violentos contra las mujeres.


Fotografía de Ciela Avila

Las mujeres volvieron a salir a las calles a exigir justicia y alto a las violencias que les roban la calma. Ni toda la ola de policías que las rodeaba las detuvo en su andar, no callaron sus voces, por eso cantaron con estruendo la canción Sin Miedo de Vivir Quintana. Todas en coro eran una sola voz rugiente y poderosa que llegó incluso a oídos sordos.


De regreso al IMM, la marcha tomó la avenida Juárez que también estaba cerrada al tráfico vehicular; luego llegaron a la zona peatonal de la avenida 16 de Septiembre, en donde mujeres policías rodearon las letras JRZ y CD. JUÁREZ, para impedir que las manifestantes las dañaran.


Fotografía de Ciela Avila

Finalmente, la marcha culminó al exterior de las instalaciones del IMM, que seguía resguardado por una balla de mujeres policías. Las manifestantes cuestionaron a las autoridades “por qué si son una institución para mujeres hoy nos niegan el paso; vean compañeras, nosotras no tenemos acceso a esta institución”. Al final, todas las mujeres tomaron sus pertenencias y antes de retirarse se organizaron y preguntaron entre ellas a dónde y en qué se irían del lugar; esto para cuidarse y mantenerse en comunicación.


Danos tu opinión