Medicinal y embriagante: Chuchupaztle, una raíz endémica mexicana

Desde antaño, la raíz de la planta #Chuchupaztle era aprovechada y venerada por comunidades Tarahumaras para rituales religiosos y como cura contra varios padecimientos. Ahora, más que utilizarse como un remedio medicinal, es el principal ingrediente para crear una de las bebidas alcohólicas más importantes y de culto en la comunidad chihuahuense, especialmente en Ciudad Juárez.

Raíz seca de Chuchupaztle / Foto: Ivanna Leos /

Originaria de la Sierra de Chihuahua, la raíz de Chuchupaztle proviene de una planta silvestre de la misma familia del apio. Lingusicum Porteri es su nombre científico, pero se le conoce como Chuchupaste, Chuchupate, Chuchupaztle, hierba del cochino o Washí, como le llaman las tribus rarámuris. De acuerdo con Jorge Almeida, Mixólogo en preparación y técnico en Gastronomía, quien ha trabajado con la raíz por tres años, la planta es de mucha importancia para los rarámuris ya que sus propiedades ayudan a aliviar dolores de estómago, cólicos, úlceras, diarrea y otros problemas estomacales e intestinales.

De acuerdo con la RAE la mixología es el estudio y habilidad de preparar bebidas mezcladas. Por consiguiente, el mixólogo es la persona que mezcla o crea estas bebidas.

¿Cómo se consume de forma medicinal?


A pesar de ser una planta que únicamente crece en Chihuahua, Sonora y Baja California, en México, se conoce cualquier lugar donde se utilice la herbolaria.

Té de raíz Chuchupaztle / Foto: Ivanna Leos /

Eunice Barrera, experta en herbolaria explica que la planta se puede consumir en tés elaborados con las raíces frescas y secas, aparte de que no solo sirve para padecimientos digestivos, sino que también actúa como analgésico y remedio para problemas respiratorios como bronquitis, neumonía, tuberculosis.

“La raíz ayuda a despejar el mucus de los pulmones mediante la expulsión de flemas; este proceso alivia la congestión y facilita la respiración”

También existen otros beneficios de la raíz, esta es usada comúnmente como una terapia para los síntomas de la gripe y los resfriados ya que se ha demostrado la presencia de actividad en contra de organismos nocivos y cuando es consumida al inicio de un proceso gripal puede ayudar a reducir el tiempo durante en que se experimentan los síntomas.


Sin Patente


A pesar de ser una raíz endémica que solo se produce en algunas regiones ha sido estudiada durante dos décadas por investigadores del Instituto de Biología y de la Facultad de Química de la UNAM para identificar su acción farmacológica.

Los resultados de los estudios arrojaron que ésta tiene efectos gastroprotectores, por lo que los investigadores buscan patentarla ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial para poder utilizarla como recubrimiento de cierto tipo de medicamentos para proteger el tejido intestinal.

Los investigadores y especialistas en estudios etnobotánicos de plantas medicinales afirman que con la patente se pretende proteger esta raíz endémica e impulsar el desarrollo de la misma para brindar un beneficio a los pobladores de la sierra de donde se extrae la planta.

De acuerdo con el Universal, el doctor Robert Bye, del Instituto de Biología, de lograrse la patente del compuesto encontrado en esta planta, la Universidad Nacional trabajaría sobre dos ejes: conservar el recurso y contar con la materia prima suficiente para continuar con los trabajos de investigación y de aplicación médica. Asimismo, buscan aportar conocimientos en beneficio de la humanidad, a través de un tipo de medicamento que sería útil por sus efectos gastroprotectores.


Para beber, Chuchos


“El Chucho, una bebida a base de Chuchupaztle que se convirtió en atractivo turístico y un símbolo de la identidad cultural juarense, así como de atractivo turístico. “

-Jorge Almeida Alarcón

Chucho y cerveza. Bar Bombín, Ciudad Juárez /

De acuerdo con Guillermo Ríos Aguirre, '#bartender' y #mixólogo con más de diez años de experiencia, esta bebida se prepara con el sotol más 'económico' y de menor calidad.

Lo que distingue a la bebida es que está preparada con Chuchupaztle, una planta legendaria aprovechada como medicinal y cuya raíz es altamente apreciada por los rarámuris para rituales religiosos y como remedio contra distintos padecimientos.

Su elaboración es sencilla y se considera, de acuerdo con Ríos, como una bebida adulterada ya que consiste en abrir la botella de sotol, retirar el dosificador o canica y verter la raíz Chuchupaztle.

"El adulteramiento es intervenir en una bebida alcohólica, es modificarla de cómo te la venden"

El mixólogo añadió que la bebida original consiste únicamente en el reposo del sotol con la raíz, sin embargo, existen muchos lugares en la región donde la receta se "refina" añadiéndole anís estrella o canela.

"Esta modificación de la receta es de donde proviene el sabor a jengibre al que todos referencian cuando la prueban", agregó.

Uno de los lugares más reconocidos en la ciudad por ser los primeros en vender Chucho a los juarenses, era la cantina 'El arbolito' ubicada en la calle Constitución y Partido Romero, así como el bar 'El recreo' ubicado en la calle 16 septiembre en el centro de la ciudad. Su precio va desde los 35 pesos hasta los 60 pesos.

A pesar de que existen muchos otros lugares en donde se prepara esta bebida, un Chucho puede estar bien o mal preparado.

"Muchas veces los bares o cantinas rebajan el Chucho. Un buen Chucho debe pasar por un proceso de infusión que consiste en dejar reposar la raíz Chuchupaztle dentro del sotol por al menos, una semana", expresó.

Ríos afirmó que esta bebida comenzó en los bares de 'mala muerte' como variante para aquellos a quienes no les gustaba el tequila, y terminó por convertirse en una bebida de culto para la sociedad juarense que ya se encuentra en los bares más prestigiosos y de élite en la ciudad.


De la Sierra para Juárez


Pasar de un té preparado por la abuela a las noches de fiesta en la Avenida Juárez, Jorge Almeida, es consumidor de la raíz desde que eran muy pequeño.

Era de ley el té del mentado Chuchupaste cada vez que tenía gripe; mi abuela sacaba la raíz seca, la ponía a hervir y la colaba”, dijo.

Sin embargo, con el paso del tiempo, la misma raíz fue el motivo de noches de amigos y copas en la famosa #AvenidaJuárez que fue, en su momento, el punto turístico mas importante en la vida nocturna de la Ciudad Juárez.

“Yo lo empecé a consumir en una ‘peda’ en la Avenida Juárez y haciendo Chuchos en mi casa, pero de los que son bien primitivos: quitas la canica de la botella y le viertes la raíz. Pero antes era otra cosa, en el bombín antes te los vendían a cinco pesos, te tomabas unas dos medias y como 15 Chuchos, la cruda era mortal”

A pesar de ser una de las bebidas más tradicionales de la ciudad, no todos los juarenses saben qué es y en dónde conseguirlos.

Jorge recuerda que, en su época, existían dos cantinas que eran famosas por sus Chuchos, “El Recreo” y “El Arbolito”, sin embargo, no muchos accedían a tomarlo porque no sabían qué era.

El Chucho era de mera intención turística para atraer a los extranjeros; antes de que bebieras cualquier otra cosa, te ofrecían Chucho gratis”.

Con base en las investigaciones que Jorge realizó para trabajar el #Chuchupaztle y preparar la bebida en el lugar donde trabaja, afirma que este se trae a Juárez con toda la conexión cultural que tenemos con los pueblos tarahumaras; “primero como un atractivo turístico para darle identidad a la bebida y a los bares de aquella época y como método para evitar resaca y que te lastimara en el estómago”, dijo.

Jorge está convencido de que no ya no existe un Chucho clásico, pues con el paso de los años y el intercambio de las recetas por generaciones, este ha sido modificado.

“Se ha adaptado, ya no podemos hablar de un Chucho clásico porque desde que se presenta en el primer cuarto de este siglo, ya se hace lo hacían con tequila, el uso del sotol es más de la Sierra, cuando lo preparan con sotol es porque se quiere rescatar la receta original”

La famosa bebida a base de raíces endémicas y de gran importancia cultural aun es atractivo turístico para extranjeros y juarenses, la Avenida Juárez sigue siendo pionera de su elaboración y mantiene sus ventas en las cantinas más emblemáticas como la cantina ‘El Recreo’ y hotel y café ‘El Bombín’, una bebida con beneficios distintos beneficios y no solo embriagantes.

Danos tu opinión