“Me dicen pacheco, loco, orate, avionado y demente todo por pensar diferente”


Nuestra ciudad está llena de personajes únicos, hoy te prestamos la historia de el Huesos

Algo que caracteriza a México es la cantidad de músicos que se la viven en el transporte público, que se suben a mostrar sus habilidades con rimas de rap, baladas en guitarra e incluso con un acordeón para sonar los corridos. Como la maldita vecindad lo plasma en su canción “El circo”:


“Es mágico este lugar

Mientras más pobreza hay

Mas alegría se ve

En las calles hay color

No falta algún saxofón

Al terminar la función

Allá en el palco de honor

Nadie podrá ya reír”

Mientras el país parecer caer cada ve más en una crisis, las calles se llenan de artistas callejeros que llevan música a cualquier rincón de México.

Hace un par de meses un personaje llamó mi atención en el transporte público. Era un tipo delgado con el cabello largo, lentes de aviador, una guitarra negra y una armónica en un soporte para tocarla sin las manos. Eso es inusual, ya que la mayoría de las veces solo traen una bocina para cantar o una guitarra, pero con las mismas canciones de siempre. Al terminar de cantar se presentó como Huesos Rupestres y mencionó que su música era el movimiento rupestre y que lo buscáramos en Facebook para saber más de él.

Después de un tiempo logré la entrevista con él, ahora no solo canta en los camiones, sino que también va a eventos de lucha libre, ha estado en estaciones de radio, eventos sociales y también se sube a cantar en los escenarios de varios bares de la ciudad.

Pocos lo llaman así, pero el verdadero nombre de “Huesos” es Miguel Ángel Martínez Morales, es originario de Ciudad Juárez, tiene 29 años y creció en la colonia Héroes de la Revolución.

El no viene de una familia llena de músicos, su padre falleció en su infancia, solo tiene la primaria terminada y antes de poder seguir sus estudios en la secundaria o dedicarse a la música tuvo que buscar empleo para ayudar en su casa.

A los 13 años de edad, Miguel Ángel comenzó a interesarse por la música, su primer acercamiento fue con el rock clásico y posteriormente, el punk. Esto lo llevó a tocar con una banda llamada los Cerebros de Mono.

Sin embargo, lo que le cautivó y enganchó, fue el movimiento rupestre que conoció con el músico Armando Palomas y en especial la canción titulada el mutilado ya que en un aparte dice:


“Y me dicen cholo, pacheco, pasado

hippie, punketo, mechudo, rapado

muestrario de aretes

poeta frustado

pintor de segunda y tercera mano

skato, sandino, rockero, tumbado

marquista, guevaro, rojillo tatuado

loco, orate, avionado y demente

y todo por pensar diferente.”

Huesos considera que gran parte de su vida a sufrido discriminación. Ha sentido que lo han juzgado por la apariencia, sin conocer a la persona que está detrás de ese personaje.

El Huesos en una de sus presentaciones / Foto: Gabriel Alva /

Antes de ser músico, trabajó de carrocero, electricista e incluso de albañil, para ayudar a su madre después de la muerte de su padre.

El se define con tres diferentes personalidades, Miguel es el enojón, el firme, el que ayuda a tomar las buenas decisiones; Ángel es el cariñoso, el bonito, el llorón, el que se preocupa y Huesos, al que le vale madre la vida, así de sencillo.

Actualmente se dedica completamente a la música, continúa probando su material en los camiones ya que considera que a veces es necesario para su personaje artístico seguir arriba del transporte público para cantarle a la gente, no por la necesidad de hacerse de un varo, es más un deseo propio

La violencia en la ciudad no le ha afectado, pues considera que la gente no se detiene, a cualquiera nos puede tocar una desgracia, pero como la agrupación española Escorbuto lo dice en una de sus canciones “vivir con miedo eso es estorbar” y lo que el hace es tratar de vivir un día a la vez.

Miguel tiene una hija pequeña que a veces lo acompaña en sus presentaciones en los camiones. A Huesos le gusta que su niña disfrute sus canciones y le gustaría que llegara a estudiar música, pero no la obligaría a que se dedique a eso.

Tiene 13 canciones de su autoría y ya trabaja en su primer material discográfico. En diciembre saldrá a Monterrey para cantar en algunos eventos y el próximo año ya está programado para el homenaje a Rodrigo González, el creador de la canción del Metro Balderas, en Tampico.

Huesos piensa que: "Dedicarse completamente a la música siempre va a privarte de muchas cosas, pero si sigues intentándolo te lo recompensará. Los jóvenes talentos no deben cohibirse deben buscar su esencia y entender que lo que es bueno para mí no significa que sea bueno para todos, pero que si te llena lo que haces y te gusta no te detengas por nada del mundo".

Danos tu opinión