Martín Luis Guzmán, de revolucionario a pionero novelista del siglo XX

#Arte #Cultura #Literatura #Revolución

“El arte ha de ser, ante todo, un halago a los sentidos”, Martín Luis Guzmán

Martín Luis Guzmán nació el 6 de octubre de 1887 en la ciudad de Chihuahua. Fue escritor, periodista y político. Se unió a las fuerzas revolucionarias como asesor de Francisco Villa y tras la derrota de la División del Norte se fue para Estados Unidos, pero regresó a México en 1920. Trabajó en periódicos como El Imparcial, El Sol, La Voz y en las revistas Romance y Tiempo. Escribió varias obras de los acontecimientos revolucionarios como Las Memorias de Pancho Villa (1938-1940), La Sombra del Caudillo (1930) y El águila y la Serpiente (1928). Falleció el 22 de diciembre de 1976 en la capital de la ciudad de México.


Platicamos con Jaime Cano Mendoza, maestro de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y con el historiador Carlos Rocha, acerca de cómo esta persona dejó una huella muy importante con sus obras revolucionarias y qué si es importante tenerlo presente por los movimientos sociales que se están teniendo en la época actual.


El historiador Carlos Rocha comentó que Martín Luis Guzmán fue uno de los escritores más importantes del siglo XX y formó parte de esta transformación en la Revolución Mexicana, ya que fue partidario de Francisco I. Madero y después de Francisco Villa.


El maestro Jaime Cano dijo que su primer acercamiento a la literatura de Guzmán fue en la licenciatura, precisamente, en una clase llamada Novela de la Revolución. "Ya que leímos algunos fragmentos de una de sus obras, en la que representa de una forma muy gráfica lo que nos está contando este autor, que parece deleitarse en la forma que nos está relatando con sumo detalle, casi como si fuera haciendo acotaciones teatrales o estuviera casi dirigiendo una película. Yo lo recuerdo como un autor comprometido totalmente con su sociedad", comentó el profesor.


  • ¿Cómo se puede reflejar el impacto de las obras de Martín Guzmán en la actualidad?

Jaime Cano: Yo pienso que la literatura tiene un gran aporte porque siempre nos van a decir algo y no solo de ese pasado en el que fueron escritos, sino algo en nuestro presente. Martín Guzmán nos habla de una época muy específica que son los sucesos posteriores de la revolución. Estamos viviendo algo parecido por tantos conflictos políticos que tenemos a lo largo de todo el país. Me parece que sí podemos hacer una cierta analogía con lo que está sucediendo hoy y con lo que se vivía en los años recientes después de la Revolución Mexicana. En ese sentido, releer a Martín Guzmán con esa nueva óptica creo que nos daría una nueva visión, incluso podríamos predecir qué podía avecinarse en un futuro y estar preparados para ello.


  • Algunos historiadores definen a Guzmán como un político de pensamiento liberal, periodista combativo y novelista de temas históricos, ¿usted qué piensa?

Carlos Rocha: Tuvo sus abismos y sus aciertos. Él fue el brazo derecho de Francisco Villa en los años de auge. Cuando este entra en declive Martín decide abandonarlo y le dice "disculpe mi general voy a tener que ir a un mandado al paso". Entonces el general que estaba prácticamente acorralado por Estados Unidos y México se le queda viendo con una mirada maliciosa, cuando Martín se fue ya no volvió; pero tenemos esas 3 obras que son pilares de la revolución en cuestión narrativa: Las Memorias de Pancho Villa, El Águila y la Serpiente y Las Sombras del Caudillo.



El maestro Jaime Cano comentó que "decir si es completamente liberal o no es complicado porque hay matices que se deben de tomar en cuenta. Muchas veces tendemos a poner personajes históricos o estos autores entre lo bueno y lo malo cuando realmente las cosas no son así. Sí tenía tendencias liberales muy fuertes, hizo literaturas que va a hacer recordadas, pero creo que es un hombre que tenía sus propias sombras y que hay que tomarse en cuenta y no por ello tampoco juzgarlo o incluso prohibir su literatura eso sería terrible".


  • ¿Cuál de las obras de Martín es más importante resaltar?

CR: Si prácticamente hablamos de narrativa de la historia de México sería Las Memorias de Pancho Villa porque tienen unas características muy particulares. Fue hecho muy posterior a la vida de Villa, ya habían pasado como 20 años de que el general había muerto. No se sabe cuáles fueron los motivos por los que comenzó a escribirlo hasta llegar al grosor que tiene. El libro tiene cierta veracidad porque él anduvo con Villa, pero hay tractores que Guzmán que no se apega mucho a los datos históricos.


  • La sombra del caudillo es una de las obras a la que se le hace más referencia porque se narran sucesos reales como el asesinato del general Francisco R. Serrano, quien se lanzó por la Presidencia de la República en 1927, provocando una disputa con el general Álvaro Obregón, quien pretendía suceder a Plutarco Elías Calles. ¿cómo considera a esta obra?

CR: La sombra del caudillo es toda la maraña que se hizo con Francisco Serrano, Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles. Este hecho histórico se da con el asesinato de Francisco Serrano que estaba prácticamente en la silla presidencial y Álvaro Obregón y Calles no podían permitir Serrano entrara siendo ellos los que tenían el poder en ese momento. En la película de este libro se ven muchas cosas de cómo se van formando las bases políticas de México durante 80 años. Estas personas se convierten en personajes de ficción. Esta película está muy apegada a la historia y al libro. La película se prohibió y el libro se dejó porque como bien sabemos muy poca gente le gusta leer en México y no era tan peligroso el libro como la película.


  • ¿Por qué cree que esta película la hayan quitado del mercado?

CR: Porque está muy bien hecha, está muy bien representada, aunque hayan cambiado los nombres de las personas y los personajes de la película sí se reconocen quienes son. Es un peligro que se supiera sobre todos esos hechos, ya que la gente creía en la revolución porque pensaban que sí se estaba generando un cambio en el país y ponerles una película de ese tamaño a la gente podría ser muy contraproducente para la planeación que se tenía en ese tiempo.


  • Dicen algunos literatos e historiadores que las obras escritas por Martín Guzmán seguirán leyéndose de generaciones tras generaciones porque en ellas encuentran nitidez de la prosa, postura política y contemporaneidad, ¿usted recomienda leer los libros de Guzmán?

JC: Por supuesto conviene leerlos en la actualidad, no solamente porque sirven como un testimonio histórico, es decir, la historia nos muestra por un lado absolutamente objetivo lo que sucedió en la época, cuáles fueron los personajes históricos, los hechos históricos relevantes, pero la literatura por otra parte nos muestra cómo es que vivía la gente desde su propia perspectiva, cómo era la vida, cómo hablaban, cuáles eran los conflictos que se tenían en la época. Ahí recae también un gran valor porque notamos cómo la historia se va gestando no solamente con los grandes hechos, sino cómo están viendo a través de sus ojos el cambio de la historia. Yo soy de la idea que la literatura puede ser transformadora para las personas. Releer a estos autores no es solo es un pensamiento, es una forma de comprender de viva voz la historia de nuestro país y nuestra esencia como mexicanos si es que eso existe en realidad.


Al terminar la entrevista el maestro Jaime Cano recomendó leer el libro de El Águila y la Serpiente porque es un libro que habla precisamente sobre todo estos juegos de poder y lo que era el México que se estaba gestando en la época del siglo XX. La cuarta transformación que supuestamente estamos viviendo cabe ver cómo se está gestando. En este libro quizá podamos asimilar o hacer análogo a esta época que estamos viviendo, si en verdad estamos en una cuarta transformación, ya sea para bien, para mal o con sus matices, pero conviene darle una segunda lectura o una relectura con los ojos de esta visión del 2020 a este tipo de obras.


Martín Lui Guzmán es todo un ejemplo claro de cómo una persona se entrega a la cultura y a la historia, que la ve como algo importante porque tiene que estar dentro de una cultura. La literatura y la historia forman parte de los procesos y las ideas para que una sociedad progrese y este es el caso de Martín. Él de alguna manera busco aportar puntos de vista que él tenía de las cosas para que México entrara en un desarrollo”, concluyó Carlos Rocha

Danos tu opinión