"La lucha libre es como un tren", Piloto Suicida Jr.


La lucha está arraigada a la cultura mexicana y hay cientos de historias que se tienen que contar como la que veremos a continuación

Cuando se convive con la lucha libre, es normal comprender el espectáculo y, en ocasiones, uno se puede enamorar del deporte. Sin embargo, ¿qué ocurre cuando el deporte, y sus figuras se enamoran del individuo? Piloto Suicida Jr. es el claro ejemplo de una situación en que el amor fue mutuo y ha durado 10 años. Su primer acercamiento fue a los 7 años, para ya no voltear atrás.


¿Todos tus logros deportivos han sido en Ciudad Juárez?

- “Todo, todo lo he hecho aquí, en Ciudad Juárez, soy originario de aquí y todo lo que he logrado ha sido aquí”.

- En tu caso, ¿el lazo de Piloto Suicida y su junior es biológico?

- “No, todos piensan que es padre e hijo, pero no. Me vio luchar, le gusto mi estilo y me cedió personalmente el nombre”.


- El junior implica una gran responsabilidad, ¿has sentido que ha habido un trato diferente en cuanto a esto?

- “La verdad, no es nada fácil cubrir un junior. Representar un nombre que ya tiene historia, Piloto Suicida es una leyenda viviente ahorita en la lucha libre de Juárez. Representar su nombre es ponerme a su altura, lo cual es muy difícil”.


- ¿Cómo fue para ti la impresión de decir: “voy a usar el nombre de una leyenda ya consolidada”?

- “Es algo muy emocional, porque a muchos nos gustaría hacer una historia con nuestro propio nombre, pero cuando te llega una oportunidad así, es porque ven el brillo en el diamante, y solo falta pulirlo. Gracias a Dios hay talento, debemos ponernos las pilas para poderlo explotar bien”.


- Antes tenías otro nombre de luchador, ¿Cuál y cómo fue el proceso de entrenamiento para poderte lanzar como Piloto Suicida Jr?

- “Muchos ya no conocen esa escuela. Primero fui luchador olímpico, grecorromano e intercolegial. Son las bases para pasar a lo que es la lucha libre. Sin eso, uno entra a la guerra sin fusil”.


- ¿Te han invitado a luchar a Estados Unidos, o a otro país?

- “Ahorita tenemos trabajo hasta Atlanta, Denver, en El Paso, nos han invitado promotoras, pero falta algo muy importante que es la visa”.


- ¿Fue difícil para comprender la cultura binacional de la frontera en el ámbito del pancracio?

- “A veces se tiene problemas por el estilo y por el lenguaje, pero la lucha la sacamos como buenos, dignos, representantes mexicanos que somos”.


- Por lo tanto, entonces, ¿tú no hablas inglés?

- “Si lo entiendo, pero no lo hablo”.


- ¿Has tenido problemas con la barrera del lenguaje, no solo en el ring, sino fuera de él?

- “Cuando no entendía, si se me complicaba mucho. Ahora que lo estoy llevando en práctica, ya se entiende un poco más”.


- Cuéntanos un poco sobre tu historia en la lucha libre.

- “Mi primer acercamiento fue a los 7 años, comencé a luchar a los 13 y llevo 10 años en esto”.


- ¿Por qué a tan temprana edad te involucraste en el ambiente?

- “Mi madre es aficionada de hueso colorado, de corazón, lo lleva más que en la sangre. Fue su sueño ver a sus hijos luchadores y hasta ahorita mis dos hermanos y yo estamos cumpliendo su sueño”.


- ¿Tus hermanos luchan contigo, en tercia o algo por el estilo?

- “Empezamos como tercia, éramos La Hermandad, la conformábamos Rockerito, Mister Master y tu servidor. Por cuestiones de destino, y escuela, no pudimos coincidir. La tercia no se ha deshecho, pero no hemos estado juntos”.


- ¿Qué tan significativo fue para ti compartir las lonas con tus hermanos?

- “Es algo que pocos logran compartir ring, a un lado, o en contra de los hermanos. Algo muy poco visto, digamos dinastías”.


- ¿Qué tan difícil fue tu primera lucha sin ellos, el estilo de otros luchadores llaves individuales, etc?

- “Es algo que te enseñan individual, no siempre se hace juntos. Esto es como una semilla, te siembran y tienes que florecer, como puedas. Nosotros debutamos diferentes años, diferentes fechas. Primero Mister Master, luego yo al año y al año, Rockerito. Cada uno por su lado”.


- ¿Todos entrenaron en la misma escuela, misma empresa?

- “Así es, mismo maestro, misma promotora. Somos alumnos, engendros, de Roberto Espino ‘Peluchin’ él es nuestro mentor”.


- Por información previa, sé de historias de que Peluchin, más que un entrenador, es un mentor y en algunos casos incluso figura paternal; ¿Cuál es tu relación con él?

- “Igual, es un creador, no solo de mi personaje, sino de mi personalidad. Da consejos, más que como maestro, como padre. Te ayuda de muchas maneras y ahorita es uno de los mejores maestros que tiene la ciudad”.


- ¿Cuáles son tus planes a futuro, visa, AAA, CMLL?

- “Ahorita estoy de mercenario, a lo que nos toque le vamos a dar. Las oportunidades se van a estar aprovechando. Hemos tenido la oportunidad de trabajar tanto en el CMLL, como en AAA, pero no como estandarte, sino de apertura. Gracias a Dios no han echado el ojo y les ha gustado el trabajo”.


- ¿Hasta qué grado de estudios alcanzaste a llegar?

- “Tercer cuatrimestre de universidad. En operaciones nacionales e internacionales en la UTCJ”.


- ¿Piensas terminar tu carrera?

- “Sí, porque esto es pasajero. Ahorita nos está yendo bien en la lucha, pero de esto no se vive. A menos de ser una figura ya reconocida. Primero lo que deja y luego lo que apendeja”.


- ¿Qué tan difícil ha sido combinar la lucha libre con tu vida cotidiana?

- “No es muy complicado, porque la vida cotidiana es lo normal de uno. La lucha es en fines de semana. Entrenamientos entre semana si mucho de dos, tres horas, pero nuestra rutina es lo mismo. La lucha libre nos des estresa de todo lo que hacemos entre semana”.


- ¿Te dedicas a algo relacionado a tu carrera?

-“No, yo soy técnico de ingeniero en sistemas, pero estoy buscando. Quiero terminar la carrera y ya encontrar algo similar”.


- ¿Cuál es tu deseo personal, tu prioridad número 1 a largo plazo?

- “Hacer mi propia vida, mi propia familia y todo, personalmente. En la lucha libre, como todos, pertenecer a una empresa grande de renombre. Mi sueño es pisar rings de New Japan Pro Wrestling, ahí sí me quedaría a gusto. Diría: ‘si la lucha no me dio para más, con eso sería mi retiro’. Viejo o joven, pisando New Japan estoy bien”.


- ¿Por qué New Japan?

- “Tanto la lucha libre mexicana como la de New Japan son las luchas más difíciles que hay en el mundo. Es Strong Style, lucha recia de alto impacto. Con eso sería feliz para retirarme de la lucha”.


- ¿Si tuvieras que elegir entre tu sueño profesional y el de la lucha libre cuál elegirías?

- “En la lucha libre, las oportunidades son como el tren, pasan solo una vez y hay que aprovecharlas y subirse, como si fuera la última. Los estudios como quiera los retomas, pero esas oportunidades no se desaprovechan”.

Danos tu opinión