La carrera de aniversario UACJ: una experiencia a otro nivel


Participar en una carrera no es fácil, y menos si lo haces con el objetivo de competir

Por Christian Tuda Mata y Jesús Molina

Desde hace casi diez años, se lleva a cabo la Carrera Pedestre de Aniversario de la UACJ. Cada año, estudiantes, docentes y administrativos participan en las distancias de 3 y 5 kilómetros. Desde que soy estudiante, siempre he participado en la carrera de 5 kilómetros, y este año no fue la excepción.

Quienes han corrido alguna vez en su vida sabrán perfectamente que se tiene que hacer una preparación previa antes de correr. Se empieza a entrenar desde seis semanas antes de la competencia, se comienza con distancias cortas, que luego se incrementa, hasta llegar a correr la distancia que se hará. Este entrenamiento tiene como objetivo adquirir resistencia y poder aguantar el trayecto porque, además de la preparación física, entran otros factores como la respiración y el estado mental.

Muchos corren en la de 3 kilómetros; de hecho, me atrevería a decir que, del total de los participantes, tres cuartas partes lo hacen en 3 kilómetros. La otra cuarta parte lo hace en 5, y yo formé parte de esa cuarta parte.

Hay que decirlo: no cualquiera tiene la capacidad de correr una distancia tan larga de manera constante y sin cansancio. Yo considero que los que participan en la de tres kilómetros son ‘pesos ligeros’, la mayoría solo viene a pasar un buen rato, a cotorrear, a decir que “corrieron”; en cambio, los que corren cinco o más kilómetros son como los ‘pesos pesados’, los que vienen a probarse a sí mismos, a romper barreras y superar límites.

Carrera de aniversario UACJ / Foto: Christian Tuda /

La mañana era fría, esto indica que la llegada de la época del frío se viene. Estaba desde las 7:30 de la mañana, por lo que me puse a caminar alrededor del estadio, y para las 8 empecé a calentar. Me acomodé justo en la línea de salida, y una vez que ya salieron todos los participantes de la carrera de tres kilómetros, suena la corneta y entre polvos de colores salen todos los que están en la de 5 kilómetros, incluyéndome.

Por lo general, muchos corren el primer kilómetro a toda velocidad; yo, en cambio, dosifico mis fuerzas y voy tranquilo porque es una prueba de resistencia. Sin embargo, desde los primeros 500 metros ya siento la fatiga, pero continúo hasta completar el kilómetro. Al llegar a esa distancia, 100 o 200 metros después, tomo un pequeño descanso. Y así me la llevé a lo largo de la carrera, aproveche prácticamente cualquier parada en donde ofrecen agua para agarrar todo lo que pudiera.

Al acercarme hacia la meta, siento más el cansancio en mi cuerpo, y ahí es cuando escucho a otros participantes decirme “¡Ánimo, ya casi terminas!”. Y entonces, llego al último kilómetro con todo lo que me queda, corrí lo más rápido que mis piernas me lo permiten, hasta que logro cruzar la meta.

Carrera de aniversario UACJ / Foto: Daniela Muñoz /

Yo sé muy bien que no soy el mejor corredor y que a lo mejor no me encuentro en mi mejor forma física, pero el hecho de haber hecho 24 minutos resultó una ganancia para mí, e independientemente de si obtenía premio alguno o no ya me sentía ganador solo por haber completado el recorrido.


Resumen de la carrera

Más que los premios, la verdadera motivación es conocerte a ti mismo, hasta qué punto tu cuerpo te puede llevar a hacer cosas que nunca imaginaste que podrías lograr. Y sí, a lo mejor no llegas a estar en el podio de los ganadores ni llevarse una medalla, pero el simple hecho de correr y de completar el recorrido ya de por sí es una victoria.

Un ejemplo de constancia, esfuerzo y dedicación es César Omar González, quien ganó en la rama varonil en 3 kilómetros, a quien se le recuerda por haber quedado en segundo lugar el año pasado en la carrera de cinco kilómetros. “La constancia es lo primordial, el haber perdido no me gusto para nada, así que decidí dedicarme un poco más, correr más y ser más fuerte para poder obtener el primer lugar este año”, dijo César.

Carrera de aniversario UACJ / Foto: Christian Tuda /

Él, quien pertenece al programa de Entrenamiento Deportivo, y actualmente cursa el cuarto semestre en Ciudad Universitaria, mencionó que tuvo que dedicarse más tiempo a mejorar sus récords y se propuso ganar la carrera tras perder el primer lugar el año anterior. “La preparación que se llevó para esta carrera fue basada en la resistencia, después mucha velocidad para poder estar totalmente listo a cualquier situación que se pueda presentar en la competencia”, agregó. Esto lo llevó a terminar la carrera en 8:02 minutos.

Seis semanas de entrenamientos diarios llevaron al deportista a su máximo esfuerzo, practicar jornadas largas, sin descansos, en las que trabajaba su resistencia 40 minutos diarios con un único objetivo: ganar la carrera. “La educación deportiva debería darse en todas partes, sin importar de qué instituto sean, para mejorar su salud”, concluyó César.

CU se llevó el campeonato por sexta ocasión consecutiva y, además, dos medallas de chicos pertenecientes a Entrenamiento Deportivo. Esto, sin duda, es un triunfo para aquellos que ganaron en las respectivas categorías, pero también, para la comunidad universitaria en general.

Danos tu opinión