Boxeadores podrían ir a prisión por no acatar las medidas sanitarias

#Deportes #Box #FEMEBOX #COVID19

Las penalizaciones podrían ser aplicadas para cualquier actividad deportiva, no solamente para el boxeo, sugieren directivos de la Femebox

La Federación Mexicana de Boxeo (Femebox) transmitió a través de su página oficial de Facebook la videoconferencia "Aspectos penales aplicables en la práctica del boxeo ante el covid-19". Los encargados de impartir la charla fueron el lic. Ricardo Contreras Hernández, presidente de la Femebox y el lic. Óscar Contreras González, secretario general.


De acuerdo con el licenciado Contreras González, el objetivo de la plática es que quienes se desenvuelven en el boxeo como pugilistas, entrenadores, jueces, árbitros, directivos, organizadores, entre otros, conozcan lo que puede suceder en caso de que alguno de ellos incurra en una actividad que la ley y los códigos penales castigan con penas de cárcel.


De ese modo el secretario general expuso tres ejemplos que se podrían dar cuando se reanuden las actividades, así como sus posibles consecuencias. Los anteriores tienen que ver con el uso adecuado del equipo de entrenamiento y con el cumplimiento de las medidas sanitarias de prevención para evitar contagios dentro de los gimnasios.


Contreras González señaló que los entrenadores que no acaten las disposiciones de suspensión de actividades sanitarias no podrán justificarse alegando que no sabían nada al respecto, por lo que se les hará responsables de los inconvenientes que se den en las instalaciones como pueden ser lesiones y peligro de contagio.


También señaló que si algún miembro del gimnasio con síntomas de coronavirus oculta su estado de salud y asiste a los entrenamientos sin atender las recomendaciones emitidas por la Secretaria de Salud, se le fincará la responsabilidad de los posibles contagios dentro de las instalaciones, por lo que la única manera para no cometer una falta es atender las medidas establecidas por las autoridades de salud.


El licenciado Contreras González explicó que la penalización puede variar de 3 meses a 20 años de prisión según la gravedad del caso, ya que las faltas pueden ser desde la falsificación de un examen médico hasta que una persona contagiada no sobreviva al virus.

Asimismo, agregó que el artículo 159 del código penal para la Ciudad de México habla del delito de Peligro de Contagio, el cual establece que al que sabiendo que padece de una enfermedad grave en periodo infectante y pone en peligro de contagio la salud de otro, ya sea por relaciones sexuales u otro medio transmisible, se le impondrán de 3 meses a 3 años de prisión y de 50 a 300 días multa.


Finalmente, Contreras González dijo que hay que adaptarse a las nuevas formas de trabajo, establecer medidas de prevención y darles un seguimiento para comprobar que sean eficientes, así como atender al pie de la letra las recomendaciones de las autoridades sanitarias del país y de la OMS para no cometer una infracción, pero sobre todo cuidar de la salud de otros.

Danos tu opinión