Avances y retos de las personas trans: MDAS


Entre los participantes de la mesa se encontraba un miembro de la Comunidad Sorda LGBT+ de Ciudad Juárez.

Este sábado, como parte de las actividades de la XVl Marcha de las Diversidades Afectivo Sexuales (MDAS), se ofreció una charla virtual en la que se habló de los avances y retos de las personas trans en la ciudad. Estuvieron conversando Daniel García, Diana Heredia, mujer transgénero lesbiana, Erick Márquez, miembro de la Comunidad Sorda LGBT, Paloma de los Ángeles, defensora de los Derechos Humanosde los trans, Monserrat, transgénero y trabajadora del sector maquila, y Aley Ramos, mujer en transición y madre.

La discriminación, la falta de oportunidades laborales, los insultos, la violación a los Derechos Humanos, las injusticias de la ley, fueron algunos de los puntos clave que se discutieron en esta transmisión. Eduardo Márquez mencionó que hace falta mucha información para los sordos, pues desconocen muchos de los términos.

‘‘Es un grupo invisible en cuestión del acceso de la información. Por eso nosotros trabajamos para que el puedan conocer lo mismo que los demás, pero en su idioma de señas’’, dijo el participante.

Diana recuerda que su transición no fue nada sencilla, pues dentro del mismo colectivo era cuestionada por su orientación sexual, pues ella siendo una mujer transgénero se identifica como lesbiana. ‘Lo que ellos no entienden es que dentro de la diversidad hay diversidad. Lo que se necesita, más allá de memorizar términos es ponerte en los zapatos de los demás, escucharlos y comprender’’.

Paloma, dijo que la población en general no sabe cómo exigir sus derechos, aquellos que están establecidos por ley. ‘‘El problema es que no estamos informados, hasta que no nos pasa algo grave nos ponemos a investigar’’.

Para Monserrat ha sido un reto entrar a la industria maquiladora, pues relata ha vivido momentos traumantes al convivir con tantas personas que desconocen del tema y hacen comentarios hirientes: ‘‘Sinceramente yo no voy al sanitario en todo mi turno, porque me obligan a entrar al de hombres. Para mí es muy incómodo, mejor no voy’’, declaró la participante.

Arely Ramos es madre de una niña de un año, y desde un principio recibió todo tipo de comentarios, pues decían que ella no era capaz de criar a un bebé: ‘‘piensan que nosotros como transgénero no tenemos la capacidad de amar o cuidar de otros. Lo que quiero es que dejen de etiquetarnos y nos comiencen a ver como personas, y no solo como miembros de una comunidad’’, dijo.

Y aunque, de acuerdo con Daniel García, se han logrado cambios a favor de las personas trans, aún queda mucho por hacer, hasta que todos logren un trato igualitario: ‘‘Si discriminan a uno, nos discriminan a todos’’.

Danos tu opinión