“No al aborto” otro atraso a la sociedad

Hace unos días el Senado de Argentina dictó un “no” a la legalización del aborto. Con 38 votos negativos y 31 a favor se estableció seguir con la misma ley acerca de la interrupción del embarazo. La ley que queda vigente data del año 1921 que permite el aborto en caso de violación o riesgo de vida para la madre y en caso de no realizarse en estas dos condiciones la mujer podría tener una condena de hasta 4 años de cárcel

Lo relevante de la noticia, aunque no ocurrió en México, es el precedente que se pudo marcar al lograr la despenalización del aborto. La sociedad actual debido a sus costumbres, base moral, maneras de pensar o su práctica de alguna religión están en contra de dicho dictamen.

Manifestación argentina para legalizar el aborto / Foto: ​98.7 Más Radio /

Se utilizan argumentos que buscan defender al feto que está apenas en formación dentro del útero de la mujer, pero lo preocupante de seguir con una postura contraria a la legalización del aborto es el riesgo que corren las mujeres que ya tomaron esa decisión. Una mujer que, por sus necesidades, carencias económicas o incluso por el abandono de su pareja, puede llegar a decidir abortar sin importar si es legal o no. Basta unos minutos en la internet para encontrar decenas de páginas que inventan métodos clandestinos para realizarse un aborto e incluso no es difícil encontrar clínicas clandestinas para realizarlo, porque la mujer ya tomo la decisión y sea legal o no lo va a realizar.

En las discusiones que se dan en redes social puede escucharse el argumento que la mujer que aborte podrá hacer una y otra vez como si fuera quitarse una vendita adhesiva. Sin embargo, las personas que dicen ese argumento no conocen la presión social que tienen esas mujeres. Imagina que una de esas chicas que no tenia ni el dinero, ni la edad para tener un hijo realiza un aborto y saliendo de la clínica se encuentra con carteles que prácticamente le llaman asesina, eso le causaría problemas psicológicos graves. Ya que desde que se toma la decisión se sufre de una gran presión y se tendrá más angustia si se ve orillada a abortar de manera clandestina.

Manifestación argentina para legalizar el aborto / Foto: ​ ​El Plural /

En Argentina ya se tiene la primera víctima por un aborto clandestino. Liz, así denominada para ocultar su identidad, de 24 años falleció por una infección generalizada al intentar abortar con un tajo de perejil. Una de las medicas que atendió a Liz dijo que tenían años en los que recibían casos con perejil, pero también afirmó que las mujeres más de escasos recursos toman medidas desesperadas. Eso es sólo un caso, pero según cifras de El País cada minuto y medio una mujer aborta en Argentina.

El Guttmacher Institute lanza algunos datos sobre el aborto en América Latina como que de 2010 a 2014 sólo uno de cuatro abortos fue seguro y que anualmente 760, 000 mujeres reciben tratamiento por un aborto inseguro. Además, al menos 10% de las muertes por maternidad fueron a causa de abortos clandestinos en 2014.

La legalización del aborto en América Latina es inexistente aunque se tiene casos como Cuba, Guyana, Uruguay y Cuidad de México en donde es legal interrumpir el embarazo, pero el resto de Latinoamérica tiene una clara barrera en contra de ese cambio.

Lo más preocupante es que también se usa como argumento que existen métodos anticonceptivos, pero no existe ningún método que sea 100% fiable y además se le suma a la mala educación sexual que tenemos como país. El pavor que tiene una o un joven al comprar su primer preservativo es culpa de la mala educación sexual y la satanización del placer sexual cuando deberían estar tranquilos de que no hacen nada malo al tener relaciones sexuales con protección.

Como sociedad nos hemos visto atados a ideas del pasado mientras que otros países siguen ideas de progreso. Los países de Latinoamérica, África y Asia aún se ven rezagados en la cuestión cultural.



Danos tu opinión