El rumbo del país está en manos de los Millennials


Hace poco más de 18 años no se tomaba en cuenta que gran parte de las elecciones presidenciales de México en el 2018 estaría en manos de los llamados Millennials. Hablo de aquellas personas que nacieron entre 1981 y 1999. La generación dominante y más preparada según expertos en el tema, siendo también la descendencia de sus padres, los Baby Boom. El primero de julio del presente año se vivirá algo significativo para la historia del país; miles de jóvenes Millennials tendrán gran culpa de los resultados para la elección del nuevo presidente y el gran impacto que tendrá esta decisión en los próximos seis años.

No solo es el contexto histórico en el que se encuentran los jóvenes del nuevo milenio para elegir, sino también las opciones que contempla para tachar en la boleta al próximo representante de la nación. Esos factores hacen que estas elecciones sean aún más dramáticas e interesantes que en sexenios anteriores. Son cinco los candidatos que pelean la presidencia y tratan de persuadir a millones de mexicanos con sus elocuentes propuestas. Cabe destacar que meses antes de las elecciones muchos jóvenes aún no tienen la decisión certera de por cuál partido inclinarse, esto los pone en una situación de confusión, pues todo parece indicar que ningún candidato termina de convencerlos.

Este año es mi primera contribución a la democracia política de México, pues recientemente cumplí la mayoría de edad. Esto me provoca una sensación de euforia y me resulta importantísimo para mí como para mi país. El voto es de suma relevancia, se tiene que participar. Está claro que tanto jóvenes como adultos buscan el bienestar propio y colectivo del pueblo, pero justo en este año, con la gran participación de tantos Millennials, surge la cuestión si eventualmente se provocará un cambio significativo que saque de la situación de incertidumbre a la nación o seguirá debilitándose en múltiples ámbitos a nivel internacional.

Danos tu opinión