Un Nobel de la Paz para Donald Trump

Si elaboráramos una lista de promotores modernos de la armonía, en la que sólo incluyéramos líderes políticos y personajes mediáticos, el controversial Donald Trump sería la última persona que pensaríamos incluir. El actual presidente de Estados Unidos acaba de ser propuesto este pasado 2 de mayo de manera formal por 18 congresistas republicanos para recibir el Premio Nobel de la paz.

Hace un par de días el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, declaró que Trump debería recibir el mencionado galardón por sus esfuerzos para frenar el programa nuclear de Corea del Norte; pero recordemos que dichos esfuerzos consistían en bloqueos comerciales hacia los norcoreanos y amenazas a los países que mantuvieran relaciones con Pionyang. Sin duda, medidas hostiles.

Una declaración en una reunión de gabinete se ha vuelto una realidad. Ahora el comité del Premio Nobel de la Paz en Noruega discute la posibilidad de entregarle el premio a Donald Trump y, aunque nos resulte abyecto e irónico, es factible. Obama fue galardonado con este reconocimiento en 2009 por tratar de reiniciar un proceso de paz en Medio Oriente y hacer llamados para reducir el número de armas nucleares en el mundo. Sin embargo, al recibir el premio, justificó la guerra con el argumento que la falta de acción afecta nuestra conciencia y que no basta con desear la paz, pues esta requiere sacrificios. Un discurso muy bélico, muy estadounidense y nada pacífico.

Ahora Trump está dispuesto a reunirse con el líder norcoreano, Kim Jong-un, quien acaba de reunirse con su contraparte surcoreana. Parece todo ser amor y serenidad. Por otra parte, se habla de una posible guerra comercial entre Estados Unidos y China, comercial, pero a fin de cuentas una guerra.

El presidente de los Estados Unidos de Norte América se ha convertido en uno de los seres más odiados actualmente, por racista, misógino y por estar cerca de provocar una guerra nuclear en más de una ocasión.

Danos tu opinión