Emociones mixtas de cara al estatal

El pasado jueves 19 y viernes 20 de abril comenzó la final regional del béisbol de primera fuerza. Los equipos que se enfrentaron fueron los Búhos de Villa Ahumada y los míticos Brujos de Ciudad Juárez. El recinto fue el ya famoso y recién renombrado Estadio Juárez. La serie sirvió como prueba de entrada a la reciente confirmación de que algunas series del campeonato estatal que serán jugadas desde jueves, e incluso algunas desde miércoles. La entrada fue buena para ser una final regional, ya que tuvo la misma asistencia que los Indios obtienen cuando reciben a equipos poco atractivos para la afición como Madera, Nuevo Casas Grandes, Ojinaga, etc.

El primer juego se definió por una paliza que los Brujos le proporcionaron a los emplumados; sin embargo, lo destacable fue como Aarón Aguilar salió de problemas a lo largo del juego, en diferentes entradas. El año pasado en esta misma instancia, Aarón abandonó el juego en la quinta entrada, cuando soltó una ventaja de siete carreras contra el desaparecido club Z-Gas. Como líder picheo del campeonato, Aguilar aseguró lugar en el roster del representativo teporaca para la justa estatal. Este juego fue un buen indicio de lo que Aarón ha crecido como jugador; ya sea como abridor o de relevo, Aguilar no debe tener problema para entrar en ritmo y tener buen papel con Juárez.

El segundo juego, por su parte, trajo consigo emociones tardías para los presentes. Mientras los Búhos dominaron los lanzamientos del zurdo Álvaro Sandoval, lograron ponerle ocho rayitas a la pizarra en las primeras entradas. El grito de auxilio fue pedido a Jesús Antonio Miranda quien termino el primer partido luego de un fatídico esfuerzo por Yovani Mundo de concretar tres outs y fue respondido de buena manera. En cuatro entradas de labor, Miranda no aceptó carreras de los ahumadenses luego de haber abastecido el marcador a base de cuadrangulares.

Algo muy destacable fue la presencia del manager para la temporada estatal, Marcelo Juárez. Es algo “novedoso” que el encargado de elegir jugadores en realidad los elija. La zona I utilizó unos años la práctica de seleccionar por un panel a los preseleccionados, el manager llegaba con el equipo ya hecho. Esta vez, Juárez optó por cambiar eso y los elementos que conformarán a la tribu pasarán por el filtro más importante, el mismo entrenador.

Otros aspectos relevantes del fin de semana fue la diluida actuación de los “bateadores de poder”. El campeón de bateo, Roberto Quiroz, no le aportó nada a la ofensiva de los Búhos; Ricardo Torres se destapó el viernes con un palo de cuatro esquinas. Por los Brujos, Eudor García afianzó su candidatura como heredero de Juan Pedro Plascencia en la primera base. Los menores Diego Ramírez y Rafael González demostraron no haber perdido ritmo y levantaron el progreso que lograron el año pasado. Junto con Luis García, de Aledanes, equipo eliminado en la semifinal en el estadio de Ciudad Ahumada, los menores para esta temporada parecen estar definidos. Quizá el único inconveniente sería la cuestión de las posiciones, ya que todos jugaron en la segunda, siendo jardineros.

Los experimentos están por llegar al diamante y los Indios cuentan con una amplia variedad de juventud y veteranía para conformar un roster de sólo 24 miembros. Mientras que las predicciones también se avecinan, lo óptimo será disfrutar de, por lo menos, dos juegos más para definir al campeón de la Zona I. La cita es en el mismo Estadio Juárez el viernes 27 de abril a las 7:30 P.M. y sábado 28 a la misma hora en el mismo lugar.

Danos tu opinión