Adiós, descenso. ¿Hola, mediocridad?

Prepárense todos porque el fútbol mexicano, como lo conocemos actualmente, dejará de existir.

El pasado 6 de febrero se reunieron en las instalaciones de la Federación Mexicana de Fútbol los dueños de los equipos América, Chivas, Pachuca, Pumas, Santos, Tijuana y Veracruz, quienes conforman el Comité de Desarrollo Deportivo de la Liga MX, junto con el presidente de la liga, Enrique Bonilla.

Entre los temas tratados en esa reunión, el que más resaltó fue contemplar la suspensión del descenso por un periodo de 4 años, empezando en 2019. Increíble, ¿no? Me sorprende la gran capacidad de los directivos de eliminar un ingrediente vital para agregarle emoción a un torneo, que de por sí es mediocre. Porque eso es precisamente lo que va a fomentar esta medida: la mediocridad.

Y desgraciadamente, esta palabra ha estado (y permanece) relacionada con el fútbol de nuestro país. Es lamentable que los dueños de los equipos se preocupen más por no perder enormes cantidades de dinero que en invertir en cuestiones que realmente importan, como mejorar los estadios y darles más apoyo a las fuerzas básicas.

Pero eso no es lo peor. Con esta propuesta, estarían colocando una lápida a la Liga de Ascenso, ya que al cortarle la única posibilidad que tienen los equipos de esta división de poder ascender y competir en el máximo circuito, prácticamente convierten a la división de plata en un sinsentido. Y aquí me la tomo muy personal, porque en esta ciudad (Juárez) tenemos un equipo que compite en esa liga: Los Bravos. Al quitar la posibilidad de ascenso al campeón, estás sentenciando a éste y a varios equipos a la desaparición.

Pero si nos ponemos a pensar muy bien, nos daremos cuenta de que esto, a final de cuentas, no nos sorprende. Y es que esto le conviene (y mucho) a equipos como Veracruz, Puebla, Atlas y Querétaro, que se caracterizan siempre por estar en la lucha del no descenso. Si eliminas el descenso, les quitas una preocupación menos, y así no pierden su valor económico al jugar en una división inferior.

Y para colmo, en la Liga de Ascenso sólo hay 6 equipos con certificación para poder jugar en la Liga MX: los ya mencionados Bravos de Juárez, Dorados de Sinaloa, Atlético de San Luis, Atlante, Celaya y Leones Negros. El resto de los equipos, incluyendo el campeón del torneo anterior, Oaxaca, simplemente no pueden ascender porque, de acuerdo con el Reglamento de Competición, no tienen un estadio que cumpla con los requisitos que la Federación exige, ni tampoco un sistema de fuerzas básicas estable, entre otras cosas.


Todas estas exigencias que la liga pide me parecen una reverenda mamada, porque honestamente nuestro fútbol no está al nivel de otras ligas más competitivas como para negarle el ascenso a ciertos equipos por una u otra cosa. Y ni siquiera las mejores ligas europeas ponen tantos peros a equipos recién ascendidos para jugar. Cito los ejemplos del Éibar y Leganés en la Liga española, el Bournemouth en la Liga Premier inglesa, y varios equipos en otras ligas importantes como las de Bélgica y Holanda, cuyos estadios no superan ni las 10,000 butacas de capacidad, y aun así esos equipos juegan ahí.

Lo que deberían de hacer la Federación, el peloncillo de Bonilla y todos los dueños de los equipos es, en vez de eliminar el ascenso y descenso, es modificar los requisitos de los equipos del Ascenso MX para que puedan competir en la Liga MX. Otra cosa que podrían hacer es modificar los estatutos de competición, como volver a torneos largos y erradicar de una buena vez la maldita tabla porcentual, en donde se castiga al equipo recién ascendido.

Podría continuar hablando sobre las modificaciones que necesita nuestra liga para ser más competitiva, pero mejor guardo eso para otra ocasión. Aquí vine a hablar sobre la realidad del fútbol mexicano, y la realidad es que el fútbol de este país es realmente mediocre. Y a menos que los equipos de la Liga de Ascenso (y uno que otro de la Liga MX) alcen su voz, los directivos van a hacer lo que se les pegue su regalada gana, y de paso mandar al nivel de la liga mexicana al carajo con la eliminación del descenso.


Imágenes vía Onefootball


Danos tu opinión