¡Que el dinero y el miedo no sean motivo de tu estancamiento! Realiza tu viaje con estos consejos

El impulso a viajar es uno de los signos esperanzadores de la vida.” Agnes Repplier.


Está comprobado que viajar es una de las mejores experiencias que alguien puede vivir: Te hace crecer en maneras inexplicables y te trae momentos inolvidables. Instantes que no se capturan con una imagen o video. Son recuerdos que por siempre formarán parte de nosotros.

Nuestro anhelo de viajar por el mundo se va juntando con los demás sueños incompletos. Decimos que esos viajes deseados no son posibles, que el dinero es escaso y que hay mucho trabajo.

Pero, espero que el dinero y el miedo no sean nuestro motivo aplazar el viaje. No seamos de esos que se quedan estancados en un sólo lugar, al contrario, hagamos que los lugares se queden en nosotros. Y para ello, te dejo unos pequeños consejos para que hagas ese viaje que tanto añoras.


1. Empaca ligero.

No quieras llevar todo el guarda ropa y después no saber cómo cargarlo. Empaca todo en una mochila que sea fácil de manejar para facilitar el transporte.


2. Viaja en temporada baja.

Los precios normalmente son más accesibles en la primavera y el otoño. Evita viajar en fechas como Navidad, Semana Santa o a mitad del verano.


3. Busca cupones y descuentos.

Sigue a páginas de aerolíneas y hoteles, pues estas constantemente estarán publicando promociones y descuentos en sus viajes y hospedajes


4. No le tengas miedo al viajar solo.

A veces por no encontrar a otra persona que quiera hacer el gasto del viaje con nosotros lo posponemos a una fecha que nunca llega. No dejes que esto te detenga, pues viajar solo no tiene nada de malo. Incluso te encontrarás con otros viajeros en la misma situación.


5. Renta bicicletas o camina.

Para evitar el transporte dentro de las ciudades renta una bicicleta por precios económicos. Evitarás pagar taxi o Uber y podrás detenerte con más facilidad. O bien, si lo tuyo no es andar en bici, siempre puedes caminar de un lugar a otro, pues así es como la gente dice que se aprecia más la ciudad.


6. No planees tanto.

Las mejores experiencias en la vida llegan por sí solas. Agarra tu mochila, compra un boleto de ida y de ahí en adelante nada más.


7. Evita los tours.

Además de sus altos precios, estos te traerán en los puntos más turísticos y ni para la foto se detendrán. Consulta blogs, videos, páginas de Instagram o Facebook para conocer los lugares locales y los que en verdad te harán conocer la esencia y cultura del lugar.

8. Tu alojamiento debe ser económico.

Al final del día tu cuarto de hotel no será visitado hasta altas horas de la noche para un baño, una siesta o un cambio de ropa. Accede a redes sociales hospitalarias a nivel mundial, donde te alojaras en lugares locales y económicos. O si bien lo tuyo no es compartir con extraños, siempre hay buscadores en línea de hoteles muy baratos; incluso esta la posibilidad de rentar casas a precios accesibles y con la ventaja de poder almacenar comida y no tener que comer fuera todos los días.


9. Compra boletos en línea.

Evítate la desgracia de pagar cantidades inmensas de pesos al buscar boletos de tren o camión en tu estancia allá. Cómpralos por adelantado en las páginas locales de autobuses, trenes o camiones, pues te encontraras con la sorpresa de que están hasta dos veces más baratos.

Y por último


10. No le digas no a nada.

Prueba de ese platillo típico aun cuando luzca nada apetitoso. Escala esa montaña, aunque parezca un poco tenebrosa. Nada en esa playa o bucea si es posible. Detente y conoce a la gente, platica con ellos sobre lo que les gusta hacer, la historia de su pueblo o las raíces de su cultura. Conoce más allá de lo turístico adentrándote más a las ciudades. No le digas que no a ningún sitio, cada lugar tiene su propia belleza; te encontraras con la sorpresa de que los mejores lugares no son siempre los más visitados. Toma ese vuelo, come esa comida, apréndete el baile típico, canta las canciones con el pueblo y sobre todas las cosas, viaja cada oportunidad que tengas. Pues la vida no fue hecha para estar paralizado en un solo sitio. Porque si eres de los que no viaja, eres de los que no vive.


Fotografía por Ana Paula Kiyama Torres.

Danos tu opinión