Carlos Vargas Tenorio, un sueño que nació en Ciudad Juárez


Carlos Vargas Tenorio es un joven juarense, que a sus 18 años está triunfando en el fútbol mexicano. Vargas ha estado en equipos de fútbol desde los cuatro años. Se dio a conocer por sus logros y participación en el Club Xoloitzcuintles de Tijuana, con el número 88, como defensor.

El futbolista, que ahora forma parte del América, le dio la oportunidad a Avenida Desierto de conocer un poco más de su vida, expresando la emoción que le causa el deporte.

La entrevista se llevó a cabo en los días libres del jugador en un parque de nuestra ciudad, donde día a día su pasión por el fútbol crecía.

Nos platicó lo que ha sido para él y su familia el formar parte de Xolos. Sus palabras fueron tan claras que lograban que cualquiera se transportará a lo que él narraba.


"Mi nombre es Carlos Vargas y soy de Ciudad Juárez, nací el 14 de febrero de 1999. Mi historia en el fútbol comenzó a los 4 años, jugando en un equipo llamado Cachorros a un lado de mi kínder, en el cual dure 6meses y me cambie a otro equipo y duré ocho años. De ahí me cambié a la cadena de Santos tuve tener la oportunidad de ir a visorias a Santos Laguna por una semana y no se dio la oportunidad. No me di por vencido y busqué por mi propia cuenta y se dio en Xolos. Me fui a los 15 años a Tijuana y tengo dos años y medio en la institución.

Mi familia está muy contenta, no sabían que esto pudiera pasar tan rápido, y pues ahí están felices apoyándome.

Lo que me animó a seguir adelante fueron las ganas de disfrutar el fútbol y mi familia que todos los días me apoyaban para ir a los entrenamientos y a los juegos desde que estaba en Ciudad Juárez.

Mis aspiraciones eran llegar a un equipo de fuerzas básicas y después de ahí ir tomado la esperanza de debutar a temprana edad en la liga".


Nos afirmó que no le fue difícil adaptarse a estar lejos de su familia.


“Para mí no fue difícil acostumbrarme a estar solo en otro lugar que no conocía, lejos de mi familia, porque ya había viajado otras veces solo a Puebla, entonces no me resultó muy difícil estar en Tijuana. Ya me sentía más acostumbrado a ese tipo de situaciones.

Algo que fue muy diferente a lo que yo pensaba es la relación con los jugadores. Yo creía que no me iban a arropar tan rápidamente, pero al contrario, los jugadores en si me ayudaron mucho a agarrar confianza y en lugar de darme carrilla me daban una palmadita para que me siguiera levantando. Estar con ellos en el vestidor fue una gran oportunidad, por qué son gente con gran experiencia y simplemente fue con ellos con los que fui creciendo poco a poco en cada partido".

El juarense asegura que el fútbol sigue siendo divertido, como cuando lo practicaba con sus amigos.


“Aun estando en un equipo y teniendo otra responsabilidad aún sigue siendo divertido el fútbol, es por lo que estoy ahí, no es por otra cosa que no sea la diversión que me ocasiona.

El trato del equipo técnico es muy bueno. Miguel Herrera y sus auxiliares me tratan muy bien, llegué a tener una muy buena amistad con ellos y ellos fueron agarrando confianza conmigo y se fueron dando varias situaciones en donde juntos pasamos buenos momentos, chistes, bromas y hasta a veces regaños".

Que me raparan el cabello fue más que nada una novatada, ya me había salvado de eso, pero ahí se acordaron los jugadores y me tuvieron que rapar. Aunque no estuviera de acuerdo lo tenía que hacer, si no, no sé qué hubiera pasado. Comentó Vargas Tenorio entre risas.

Siento mucha emoción, nervios y alegría, de saber que me llamaron a la selección mayor y no a las inferiores. Simplemente me siento muy contento de ir a ver qué puedo alcanzar. Respecto al América, yo ya sabía que me podía ir con ellos, pero no estaba seguro ya que eran puros rumores. Al saber que el Piojo Herrera ya había hecho la compra sentí muchas emociones, es una ciudad nueva, un equipo nuevo y veremos qué pasa. Dijo el ex defensa de Xolos con un gesto alegre en su rostro por la emoción que le causaban sus nuevos logros.


El jugador mandó un reflexivo mensaje a todos los jóvenes que quieren cumplir su sueño.


"La oportunidad se la van creando ustedes mismos, dependiendo del esfuerzo y dedicación. ¡Hay muy pocas oportunidades como esta y hay que estar preparados para aprovecharlas!".

Estas fueron las palabras de Carlos, que entre risas mostró fotografías personales que demostraban el buen trato y lo divertido que es para él vivir su sueño.

Danos tu opinión