La autoexploración de mamas: una costumbre que necesitas tener

¿Sabes que en los últimos años se han conocido más casos de mujeres jóvenes con cáncer de seno?


“El cáncer de mama es más común en mujeres mayores pero en los últimos años hemos visto que aparecen casos cada vez más tempranos” indicó Abraham Escobedo, ex miembro de SCORA (Comité permanente de salud reproductiva y VIH/SIDA encargado de promover educación sexual).

La exploración de mama es muy importante porque el cáncer mamario es de las principales causas de muerte en México.

El cáncer de mama en mujeres jóvenes suele ser más agresivo y difícil de tratar. En la mayoría de los casos nunca se habían realizado una autoexploración de rutina.

Se recomienda empezar con este hábito a los 20 años de edad, pero es una costumbre que puedes contraer desde una edad más temprana. La autoexploración se debe realizar mensualmente, una semana después de tu menstruación (así no lo olvidas).

Por esta razón, aquí te damos los pasos de cómo hacer un análisis de rutina para la detección de algún cuerpo extraño en tus senos.

  1. Párate frente al espejo con los brazos hacia abajo al lado de las caderas. Observa la forma de tus mamas busca deformidades, cambios de tamaño o algún indicio de inflamación.

  2. Después, pon tus manos sobre tus caderas y vuelve a ver tus mamas en busca de lo que se mencionó anteriormente.

  3. Aun frente al espejo, levanta tus brazos y vuelve a ver si hubo algún cambio en tus mamas.

Entonces para que no se te olvide, es como un baile: manos al lado de la cadera, sobre ella y arriba los brazos. Imagina que estas bailando la macarena al revés.


1. Palpa tus senos con las manos contrarias. Para no “hacernos bolas” la mano izquierda palpa el seno derecho y la mano derecha palpa el seno izquierdo. Hazlo con las yemas de tus dedos en forma circular, sin poner mucha presión, asegúrate de mantener tus dedos juntos y firmes.

  1. Puedes dividir tu mama en cuadrantes o avanzando en espiral de afuera hasta tu pezón (asegúrate bien de que no se te escape ninguna parte).

  2. Ahora vas a palpar desde tu clavícula hasta el abdomen y desde la axila hasta el escote o la parte entre tus pechos.

  3. Repite la misma acción acostada con una almohada en tu espalda para que puedas explorar mejor. Este paso se recomienda para las mujeres de mucho busto.

  4. Para terminar, presiona tu pezón en busca de algún líquido anormal.


En cuanto a las deformidades estas pueden ser masas que protruyen del seno, hundimientos o arrugas como si fuera piel de naranja. Estos usualmente son datos de que la enfermedad ya podría estar avanzada.

Encontrarse una masa en el pecho no necesariamente significa que es cáncer, existen otras condiciones que aparecen como tumoraciones en el pecho, como los fibroadenomas, pequeñas tumoraciones benignas que aparecen en mujeres jóvenes.

En caso de encontrar algún cuerpo o masa extraña no dudes en acudir a tu médico familiar, él sabrá cómo ayudarte y guiarte.

Danos tu opinión