El deporte sirve como refugio para los jóvenes

El box es uno de los deportes más divisivos. La discusión entre si la violencia debe ser considerada parte del arte del deportista es permanente. Sin embargo, hay gente que ama el boxeo, que siente la pasión ferviente y transmite esa pasión a las demás personas.

Una de esas personas es Frank Avalos, entrenador de la sede en Juárez de Man Empire Boxing Club.

El programa lleva un año en el Gimnasio municipal Josué “Neri” Santos y ha promulgado el talento pugilista local.


Ya hemos arreglado a cinco jóvenes para ir a pelear a Estados Unidos”, comentó Avalos.


A pesar del éxito logrado, el entrenador México-americano no se conforma con eso, sino que busca más jóvenes para que aprendan de este deporte.

La principal misión de la empresa es alejar a los jóvenes del ambiente callejero.


“Yo soy de El Paso, a mí me tocó vivir la violencia en la frontera. Yo no quiero que la juventud esté sumergida en ese ambiente” declaró Avalos. “Creo en cumplir sueños y estos chavos están en esa etapa de su vida”.

Avalos está tan comprometido con la comunidad fronteriza que pasa sus días en el “coloso de la María Martínez” de 8 de la mañana a 7 de la noche, con un descanso de una hora y media diaria, entrenando a personas de todas las edades.

Su principal enfoque son los jóvenes entre las edades de 12 y 22 años, a ellos no se les cobra las clases debido a que forma parte del programa Uniendo Jóvenes por la Paz.


No estoy en esto por dinero; aunque mi sueldo no es el mejor, mi mejor recompensa me la llevo cuando veo a los chavos superarse”, mencionó Avalos.

Las credenciales de Frank son haber participado en 185 peleas, ganar 181 y 95 por nocaut (record que le ganó su apodo de “Knockout”) y participar en torneos interestatales en Estados Unidos.


“Aprecio mucho todo lo que esté orientado a ayudar a la juventud de Juárez. Por eso sigo aquí. Espero que Man Empire Boxing Club siga en Juárez, porque sé que hay talento y que debemos ayudarlos a enfocarse”, finalizó Avalos.

Danos tu opinión