145 días después, regresó el futbol a Ciudad Juárez

#Deportes #FCBravos #Juárez #Futbol #LigaMX

Sin público en las gradas, los Rayos del Necaxa fueron los encargados de reabrir las puertas del Estadio Olímpico Benito Juárez al visitar al FC Juárez

Después de más de 145 días sin futbol en la cancha del Olímpico Benito Juárez, el pasado viernes 31 de julio, el FC Juárez disputó en contra del Club Necaxa su partido correspondiente a la semana 2 del torneo Guardianes 2020. En esta ocasión, sin público en las gradas.


El inicio del partido fue muy complicado para la escuadra local. Durante los primeros minutos la escuadra de Aguascalientes logró imponer sus condiciones. A pesar de ello, los Bravos fueron los primeros en realizar la primera ocasión de peligro luego de que, en un balón parado, Brian Rubio mandara un cabezazo que fue rechazado por el portero Luis Malagón.


Cuando el reloj marcaba los 30 minutos del primer tiempo, el ataque juarense volvió a sorprender a la defensa hidrocálida. Otra jugada a balón parado terminó con un remate de Bruno Romo que fue al centro de la portería, pero por segunda ocasión el arquero necaxista evitó el gol del FC Juárez.


Minutos después, el Necaxa tuvo su primera oportunidad clara frente al marco de Iván Vázquez Mellado. Un pase filtrado que pasó a los defensas del FC Juárez dejó en un mano a mano al delantero Lucas Passerini y al portero del equipo local. Al final, el delantero del Necaxa no supo definir y Vázquez Mellado mandó el balón lejos de su portería.


Luego de 6 minutos de tiempo agregado, el primer tiempo finalizó sin mayores inconvenientes.


Para el segundo tiempo, el técnico del FC Juárez, Gabriel Caballero, modificó su equipo y metió al terreno de juego al ecuatoriano Erick Castillo. Con la entrada de “la culebra” la ofensiva juarense consiguió una mayor proyección dentro del campo, pero en los primeros minutos de la segunda parte, el volante Mauro Fernández sufrió una lesión que lo sacó del partido.


En el minuto 55, Jairo González cometió una falta, dentro del área hidrocálida, al lateral Luis López. Fernando Hernández, arbitro del partido, no dudó en marcar penal a favor del FC Juárez y expulsó al defensor del Necaxa. Tras la verificación del Video Asistente (VAR), Hernández cambió la tarjeta roja por amarilla y confirmó el penal para la escuadra fronteriza.


Erick Castillo fue el elegido para cobrar el penal. El ecuatoriano disparó al lado izquierda de la portería, Malagón atajó, pero el balón fue al centro del área donde el mismo Castillo remató y anotó el primer gol del partido.


Aproximadamente un minuto después del gol de Castillo, el defensor de los Bravos, Luis López, cometió una falta en contra de Joao Rodríguez. Debido a que López ya estaba amonestado, el árbitro no tuvo más remedio que mostrarle la segunda amarilla y expulsarlo del partido.


A pesar de tener 10 jugadores en el campo, la escuadra local ordenó su esquema táctico. Si bien es cierto que la posesión del balón era propiedad del Necaxa, los visitantes tuvieron muy pocas oportunidades para acercarse al arco defendido por Vázquez Mellado.


Tras más de 97 minutos de partido, el árbitro central Fernando Hernández se paró en mitad de la cancha, alzó los brazos y dio el silbato final para que los Bravos confirmaran su primera victoria en el torneo.


En la conferencia de prensa tras terminar el partido, el director técnico de los Bravos, Gabriel Caballero, resaltó la labor de sus jugadores:


Lo primero es sentirme orgulloso del equipo, del gran esfuerzo que hacen, se la rifan y eso para mí es lo principal, el esfuerzo es importantísimo”, comentó.

Sin embargo, lamentó que todavía no tiene a su disposición a todo el plantel completo debido a lesiones, contagios de covid-19 dentro del equipo y, en el particular caso de Diego Rolan, negociaciones contractuales.


Los Bravos volverán a la actividad el próximo domingo 9 de agosto cuando visiten el Estadio de Ciudad Universitaria para enfrentar a los Pumas de la UNAM.

Danos tu opinión